Ismael Crespo el párroco suspendido por hacer misa para mártires de Huayllani-Sacaba

El arzobispado de Cochabamba decidió suspender al sacerdote franciscano, Ismael Crespo, párroco de Eterazama, municipio de Villa Tunari. 

«Su pecado, apoyar a los más humildes en Sacaba, dirigir una misa a favor de los masacrados durante el régimen de Jeanine Áñez», cuenta su experiencia en esta entrevista mediante Radio Kawsachun Coca.

Sin embargo, el cura expulsado además denuncio que no fue suficiente sacarlo de la Iglesia de Eterazama, ahora apuntan con llevarlo a un régimen disciplinario, en su testimonio menciona la principal causa, «dirigir una misa en Huayllani lugar donde murieron productores de la hoja de coca del trópico de Cochabamba durante las movilizaciones en 2019 a manos de las fuerzas del orden, mandato de Jeanine Áñez».

Temas que aparecen en esta nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *