Líderes latinoamericanos condenan asalto a sedes de poderes en Brasil

Líderes de América Latina rechazan invasión de sedes de poderes en Brasilia por seguidores del expresidente del país suramericano, Jair Bolsonaro.

En Brasil, miles de simpatizantes del exmandatario Jair Bolsonaro invadieron este domingo el Palacio presidencial, el Congreso y la Corte Suprema, exigiendo una intervención militar para echar del poder al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que tomó posesión hace una semana.

El jefe de Estado cubano, Miguel Díaz-Canel, ha condenado enérgicamente los “actos violentos y antidemocráticos” de este domingo en Brasil, cuyos objetivos era “generar caos e irrespetar la voluntad popular expresada con la elección del presidente Lula”.

Su par venezolano, Nicolás Maduro, también ha rechazado de manera categórica “la violencia generada por los grupos neofascistas de Bolsonaro que han asaltado las instituciones democráticas del Brasil” y asegurado que el pueblo brasileño “se movilizará en defensa de la paz y de su presidente”.

A su vez, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha expresado su respaldo al Gobierno de Lula y reprobado el antidemocrático intento golpista de los conservadores de Brasil. “Lula no está solo, cuenta con el apoyo de las fuerzas progresistas de su país, de México, del continente americano y del mundo”, ha afirmado en la red social Twitter.

Desde Ecuador, el mandatario Guillermo Lasso ha condenado las “acciones de irrespeto y vandalismo” perpetradas a las instituciones democráticas en Brasilia y ha expresado su respaldo y el de su Gobierno a la Administración de Lula da Silva, “legalmente constituida”.

El presidente argentino, Alberto Fernández, expresó su “incondicional apoyo” a su homólogo brasileño y al pueblo de Brasil “para defender la democracia y no permitir nunca más el regreso de los fantasmas golpistas que la derecha promueve”.
El presidente de Chile, Gabriel Boric, también ha manifestado su “respaldo” al mandatario brasileño. “Impresentable ataque a los tres poderes del Estado Brasilero por parte de bolsonaristas. El Gobierno de Brasil cuenta con todo nuestro respaldo frente a este cobarde y vil ataque a la democracia”, ha escrito en las redes sociales.

Por otro lado, el jefe de Estado colombiano, Gustavo Petro, ha enviado un mensaje de apoyo a Lula. Ha considerado que las derechas no han podido mantener los pactos de no violencia y planteado una reunión extraordinaria en la Organización de Estados Americanos (OEA), “si quiere seguir viva como institución y aplicar la carta democrática”.

Es más, el presidente boliviano, Luis Arce, y el exmandatario Evo Morales también han condenado en los términos más enérgicos el asalto al Congreso y han hecho un llamado a la comunidad internacional, los organismos multilaterales y Gobiernos democráticos para que formen un solo bloque de defensa de la democracia en Brasil.

De igual modo, el secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Félix Plasencia, ha expresado su respaldo a Lula y ha pedido a la comunidad internacional oponerse a “grupos neofascistas que pretenden dar un golpe de Estado a la democracia de Brasil y desconocer voluntad de su pueblo”.

En las redes sociales han comparado los asaltos de los simpatizantes de Bolsonaro a entidades clave de Brasil con los actos violentos de los partidarios del expresidente de EE.UU. Donald Trump en la toma del Capitolio en Washington, capital estadounidense.

A su vez, el presidente de EE.UU., Joe Biden, ha descrito como “indignante” la situación de Brasil tras asalto de los partidarios del expresidente a las sedes de los poderes.

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, también ha indicado que Estados Unidos condena cualquier esfuerzo por socavar la democracia en Brasil. “El presidente Biden está siguiendo de cerca la situación y nuestro apoyo a las instituciones democráticas de Brasil es inquebrantable. La democracia de Brasil no se verá sacudida por la violencia”, ha escrito Sullivan en Twitter.

Esto, mientras que Bolsonaro, que evadió la ceremonia de investidura de su sucesor, celebrada el 1 de enero, ya permanece en Florida, EE.UU. El expresidente brasileño partió hacia el país norteamericano en el avión presidencial, poco después de dirigirse a sus seguidores y pedir una dura oposición al próximo Gobierno.

Los presidentes de la República Dominicana y Panamá, Luis Abinader y Laurentino Cortizo, respectivamente, el Gobierno de la presidenta peruana, Dina Boluarte, así como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Alianza para el Desarrollo en Democracia (ADD, integrada por Costa Rica, Ecuador, Panamá y República Dominicana), han criticado severamente el ataque a las sedes de los tres poderes del Estado en Brasilia.

Desde Europa, el presidente francés, Emmanuel Macron; el jefe de la Diplomacia europea, Josep Borrell; el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el Ministerio portugués de Exteriores también han rechazado la invasión.

HispanTV