La Revolución Democrática y Cultural marcó un camino de beneficios para el pueblo boliviano

En el municipio de Sacaba se conmemoró el Día de la Revolución Democrática Cultural, que marca el día en el MAS ganó las elecciones presidenciales hace 17 años. Rodeado de miles de seguidores, el expresidente Evo Morales afirmó que su Gobierno marcó un camino de beneficios para su pueblo.

El 18 de diciembre de 2005, el Movimiento Al Socialismo (MAS) ganó su primera elección presidencial, que situó a Evo Morales como máxima autoridad de Bolivia por 14 años, hasta el golpe de Estado de 2019. El pasado domingo el expresidente lideró el acto por el Día de la Revolución Democrática Cultural y recordó aquella fecha junto a miles de personas que lo apoyan.

Morales y sus bases se reunieron en la ciudad de Sacaba, Cochabamba, luego de que finalizara el último partido del Mundial Catar 2022. El expresidente habló en un contexto marcado por los enfrentamientos públicos de diferentes fuerzas dentro del MAS, que se pronuncian mientras se definen las candidaturas para las próximas elecciones, a realizarse en 2025.

Las diferencias entre un sector del MAS leal a Morales y otro que responde al presidente Luis Arce se profundizaron en la Asamblea Legislativa Plurinacional, cuando en días pasados se tuvo que debatir y aprobar el presupuesto del Estado para 2023, luego de largos debates entre los legisladores, quienes hasta ese momento habían votado en bloque las propuestas del partido en el Gobierno.

“Lo más importante para mí es cuidar la parte ideológica programática, los valores y principios para mejorar los programas sociales productivos, así como las políticas económicas, para que Bolivia siga creciendo como hasta ahora”, dijo Morales ante miles reunidos en el estadio municipal de Sacaba, Cochabamba.

A pesar de que los legisladores del MAS de ambas tendencias mantienen discusiones a través de los medios de comunicación, Morales resaltó que no tiene diferencias con el presidente Arce: “Somos pueblos, somos fuerzas sociales, somos gente humilde haciendo política por el bien de la patria. No estamos divididos y nunca nos rendiremos por nuestra querida patria”.

Morales destacó logros de su Gobierno, como la nacionalización de hidrocarburos. Comentó que en este año Bolivia recibió 4.000 millones de dólares por la venta de este recurso: “Es responsabilidad del Gobierno mejorar los ingresos para nuestra querida Bolivia. Para atender las demandas del pueblo se necesitan recursos económicos, si no ¿con qué plata vas a atender esas demandas?”.

Recordó que su Gobierno avanzaba en la industrialización del país cuando fue derrocado en noviembre de 2019: “el golpe de Estado fue del gringo hacia el indio y al pueblo boliviano. Pero fundamentalmente ellos quieren hacerse dueños del litio. Nuestra tarea es defender los recursos naturales y acelerar la industrialización del litio por el bien de todas y todos”.

Morales sostuvo que para alcanzar la anhelada industrialización debe primar la unidad dentro del MAS: “No es posible que algunos hermanos pidan ‘renovación’ y quieran afuera a los viejitos. Así como hay viejos buenos y malos, también hay jóvenes buenos y malos”.

En su discurso, Morales se refirió a lo que ocurre en la vecina Perú, con cuyas organizaciones sociales tiene cercanía. Luego de que el Congreso quitara de su cargo y mandara a encarcelar al expresidente Pedro Castillo, la población salió a las calles. Hasta el momento, en los enfrentamientos entre las fuerzas armadas y policiales y los manifestantes han fallecido más de 20 personas.

“El pedido del pueblo peruano del cierre del Congreso y el llamado a nuevas elecciones es una insurrección contra el Estado colonial. Una insurrección no se resuelve con una reforma constitucional, ni con represión. Se resuelve con la refundación de ese país”.

El acto por el Día de la Revolución Democrática Cultural se realizó en Sacaba, el municipio donde tuvo lugar la masacre de Huayllani, el 15 de noviembre de 2019, cuando las fuerzas armadas y la Policía le quitaron la vida a 10 personas que exigían la restitución de la democracia tras el derrocamiento de Morales.

El expresidente lamentó que luego de tres años las familias de las víctimas aún no tengan justicia. “¿Cómo es posible que a tres años de la masacre ninguno de los golpistas sea juzgado? Puede haber un acuerdo por debajo de la mesa, así de sencillo lo digo para que se entienda”, consideró.

Sputnik

Temas que aparecen en esta nota: