El expresidente peruano Castillo pide a las fuerzas del orden deponer armas en protestas sociales

El destituido presidente de Perú Pedro Castillo asegura que “jamás renunciará” al cargo e insta a las fuerzas de seguridad a detener la represión de los manifestantes.

“Jamás renunciaré y abandonaré esta causa popular que me ha traído acá”, ha dicho este martes Castillo desde prisión, a donde fue llevado tras ser destituido el miércoles acusado de intentar cerrar el Congreso, en un acto al margen de la Constitución peruana.

Ha exhortado a las fuerzas armadas y la policía nacional que “depongan las armas y dejen de matar a este pueblo sediento de justicia”.

Sus declaraciones se producen después de que al menos siete personas perdieran la vida como consecuencia de la brutal represión policial contra las protestas a favor de Castillo.

Los manifestantes reclaman la liberación del expresidente, la renuncia de la vicepresidenta Dina Boluarte quien ha sustituido a Castillo ante el vacío del poder y el adelanto de elecciones generales.

Los simpatizantes del expresidente congregados este martes frente al penal de Barbadillo, en el distrito limeño de Ate, donde se encuentra detenido Castillo, han reiterado su respaldo al destituido mandatario y prometido luchar hasta el fin.

En un intento de controlar la situación y silenciar a los disidentes, el gobierno decretó el lunes el estado de emergencia por 60 días en siete provincias del departamento sureño de Apurímac, epicentro de las protestas que piden la destitución de Boluarte.

El lunes, Castillo llamó “usurpadora” a Boluarte y denunció ser “maltratado y secuestrado”. Llamó también a la población de no caer en el “juego sucio de nuevas elecciones”; refiriéndose así al reciente anuncio de la mandataria sobre el envío de un proyecto de ley al Congreso para convocar nuevas elecciones para abril de 2024.

Desde fuera del país andino también han llegado mensajes de apoyo a Castillo. El lunes, los gobiernos de Colombia, México, Argentina y Bolivia expresaron su apoyo al destituido presidente, y lo reconocieron como jefe de Estado de Perú. Denunciaron que Castillo “fue víctima de un antidemocrático hostigamiento” desde que llegó al poder e instaron a las autoridades peruanas a respetar la voluntad pública.

HispanTV

Temas que aparecen en esta nota: