Cochabambina inspirada en la cultura yuracaré gana el concurso “Así sabe mi tierra”

Una receta original inspirada en la cultura Yuracaré hizo que la cochabambina Faviana Mostacedo Fernández gane el primer lugar del concurso “Así sabe mi tierra”.

La joven participó junto a otros nueve finalistas en el concurso juvenil de cocina, que apuntó a revalorizar ingredientes y técnicas de la cocina del campo.

Realizó en vivo su peculiar y original preparación con la que cautivó al jurado.

Faviana, desde niña viajaba con su madre, quien comercializaba productos en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Fue en esos años que conoció la cultura e inició su admiración por ellos, porque a pesar de las tempestades, salían adelante para un nuevo comienzo.

La joven cocinera combinó los sabores yuracarés: una porción de paiche (pescado), asado con hierbas del lugar y otros ingredientes diversos del valle en el que nació.

“Admiro esta cultura, me siento parte de ella y quiero conocerla más, mi sueño es dominar su idioma”, aseguró motivada.

Este concurso es considerado el más importante en el país y esta fue su segunda versión, generando un espacio protagónico para la juventud.

“En esta versión se presentaron más de 300 jóvenes que presentaron su plato, su historia y han contado desde donde se han inspirado (…) hay jóvenes con tanto amor para su tierra y eso hay que aprovechar”, indicó la representante regional de ICCO Cooperación, Conny Tornstra, en entrevista con la ABI.

Ahora Faviana tendrá un viaje a Colombia, todo pagado, durante una semana, como parte de un intercambio gastronómico.

Tornstra destacó que los jóvenes cocineros están orgullosos de sus orígenes y los ingredientes que producen y como muestra en esta presentación del concurso se tuvo la participación de diversas regiones del país.

El segundo lugar del concurso fue para Jhazmin Estefani Cansaya Quispe, cocinera de El Alto.

“Este plato representa mi niñez, mi juventud y toda mi vida y la de mis abuelos”, indicó la joven con la voz entrecortada a tiempo de presentar su plato.

La singular preparación fue presentada en una carretilla en miniatura, basada en crema de haba con cebolla y ajo, con papas salteadas con aceite de palo santo.

“La carretilla representa a mi abuelito, él era albañil, se quedó sólito hace cinco años, aprendió a cocinar cada uno de los productos (…). Cuando era pequeña, al comer los productos decía ¿por qué somos pobres?, pero habíamos sido muy ricos en todo y hay que saber valorar”, relató Jhazmin.

El tercer puesto lo ganó Jeremy Kevin Acarapi Garay (El Alto); el cuarto fue para Maricruz Checa Condori (El Alto), el quinto para Limbert García Mamani (Cochabamba).

El sexto puesto lo ocupó Cristian Paco Quispe (La Paz), el séptimo fue para Aymar Roswel Escobar Machaca (El Alto), el octavo fue Gonzalo Mamani Gonza (La Paz), el noveno para María Isidora Mamani Chacolla (La Paz); y décimo para Alejandra Paola López Maita, también de La Paz, quienes se llevaron electrodomésticos y reconocimientos para potenciar sus perfiles y trayectorias.

Además de promover la gastronomía rural, se motivó a revalorizar el patrimonio alimentario para generar un espacio de intercambio y creación donde la “juventud desde la cocina rural contribuya a la dinamización sociocultural del país”.

“Queremos revalorizar el producto nacional boliviano, el área rural boliviana y qué mejor que hacerlo desde el testimonio y la creación de jóvenes cocineros de toda Bolivia”, explicó el responsable de comunicación de ICCO, Raiti Espinoza.

“Así sabe mi tierra-cocina desde el campo” fue organizado por ICCO Cooperación, Manq´a, y Conexión, pero también fue apoyado por la Cooperación Alemana implementada por la GIZ y otros.

El jurado fue conformado por chefs reconocidos del país, entre los que destacan nombres de Gustu, Valentina Arteaga; de Phayawi, Juan Pablo Gumiel; de Proyecto Nativa, Camila Lechín; de Hapo, Ricardo Cortez; Activista Gastronómico de Santa Cruz, Gabriela Prudencio; de Propiedad Pública, Miguel Ángel Fernández; y de Mi Chola, Federico Guardia.

Además, de El Solar, Jaime Barbas; de Sacha, Tatiana Buezo, ganadora de la primera versión; y miembros de la Asociación de Chefs de Bolivia, quienes evaluarón el uso de ingredientes locales, técnica de cocina rural, historia detrás del plato y presentación creativa.

Según los organizadores, esta iniciativa se traducirá en mejores oportunidades laborales para jóvenes, mayor empoderamiento económico de las comunidades en situación de vulnerabilidad y un fortalecimiento de los sistemas agroalimentarios, orientados a resiliencia climática y seguridad alimentaria.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: