Runasur: Otra vía de integración latinoamericana.

¿Qué es RUSASUR?

Runasur es una propuesta de articulación regional para las organizaciones sociales, sindicales y movimientos indígenas y campesinos. Su objetivo es la construcción de un mecanismo de integración desde los pueblos, independiente de los Gobiernos, aunque se pretende articulación con Celac y Unasur.

Runasur fue anunciada por Evo Morales tras su regreso del exilio, en Bolivia, en noviembre de 2020. Al mes siguiente se realizó la Reunión América Plurinacional en la sede de la Unasur en Bolivia, a la que concurrieron organizaciones sociales de Sudamérica, México y Centroamérica.

Los antecedentes de esta organización congregan a movimientos sociales, campesinos e indígenas, pero de manera separada, como Foro de Sao Paulo, Vía Campesina, Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica) y Consejo Indígena de Centro América (CICA).

Entre sus principios fundacionales están la promoción de la autodeterminación, del buen vivir y la plurinacionalidad de los Estados, la integración de los pueblos, la no injerencia y el antiimperialismo, el fortalecimiento de la democracia y los derechos humanos, y la distribución justa de la riqueza.

En 2021 se realizaron dos encuentros: uno en abril en Cochabamba, donde se aprobaron los lineamientos generales de Runasur, y otro se llevó a cabo en Buenos Aires, al que asistieron representantes del Equipo Técnico de la Runasur (Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela), junto con delegaciones de Chile, Colombia, Paraguay, Brasil y Uruguay. Debatieron una agenda de temas coyunturales, políticos y organizativos. Aprobaron la “Declaración de Buenos Aires”, que reúne los principios fundacionales de la Runasur.

El II Encuentro de los Pueblos del Abya Yala estaba previsto para el 20 y 21 de diciembre en Cusco, Perú. Luego de varios días en duda, el Comité Técnico de Runasur anunció el 13 de diciembre la suspensión oficial del encuentro. La decisión de posponer el evento se basa en el principio rector de garantizar la salud y seguridad de todos los invitados y del país anfitrión frente a la nueva variante de COVID-19, ómicron, clasificada como de “alto riesgo” por la OMS.[1]

Runasur: otra vía de integración latinoamericana

En noviembre de 2020, luego de casi un año de exilio en Argentina, Evo Morales retornó a Bolivia, y ante la presencia de las delegaciones internacionales lanzó la propuesta de un nuevo espacio de integración regional: Runasur. Se trata de una propuesta de articulación regional para las organizaciones sociales y los movimientos indígenas y campesinos.

En diciembre de 2020 se realizó la Reunión América Plurinacional en la sede de la Unasur en Bolivia, a la que concurrieron organizaciones sociales de Sudamérica, pero también de México y Centroamérica. 

Uno de los mandatos de la joven organización es trabajar en la construcción de un mecanismo de integración desde los pueblos, que no dependa de los Gobiernos, bajo la soberanía de las propias organizaciones populares.

Como antecedente están la Vía Campesina y el Foro de Sao Paulo; sin embargo, éstas no convergen con las organizaciones de los pueblos originarios.

Como antecedente de organizaciones indígenas integradas están la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica) y Consejo Indígena de Centro América (CICA).

Experiencias de la plurinacionalidad: Ecuador y Bolivia

Se pretende la articulación con Unasur y Celac.

Evo Morales viene planteando un “Pacto de Vida”, más allá de un pacto social.

Principios fundacionales

Se basan en un decálogo (anunciado el 2 de agosto de 2021 por Evo Morales[2]) que se puede resumir en:

Luchar contra la dominación y la injerencia para conseguir la autodeterminación de los pueblos. Reconstruir o refundar los Estados para que lo primordial sean los seres humanos y la naturaleza.

Fortalecer la democracia, los derechos humanos y los colectivos. Reconocer a todas las democracias que responden a la voluntad, los derechos individuales y colectivos. Promover el diálogo de los pueblos para construir procesos conjuntos.

Fortalecer integración de los pueblos, para la resistencia, defensa y reivindicación de derechos. Fortalecer procesos de integración en el continente.

Reafirmar la plurinacionalidad, plurilingüismo y diversidad en la unidad, apoyando a los procesos constituyentes orientados en tal sentido, como el de Chile y (tal vez) el de Perú.

Consolidar la lucha anitiimperialista y rechazar injerencias que impongan sanciones, golpes de Estado o promuevan fascismo y racismo; también al capitalismo y consumismo.

Construir paz con justicia social y rechazar las intervenciones militares.

Impulsar el vivir bien, sumaj kamaña, como forma de convivencia.

Fortalecer la defensa de la madre tierra y sus derechos.

Descolonizar y Despatriarcalizar las sociedades para que sean más justas e iguales entre hombre y mujeres.

Desarrollar un modelo económico y social propio, que distribuya de forma justa la riqueza entre pueblos. Y que el fin de la economía sea bienestar y vivir bien del ser humanos y la madre tierra, y no la acumulación de capital, sin desconocer a la propiedad colectiva y privada.

Articulación de la agenda

Se ha conformado un equipo técnico conformado por organizaciones de cuatro países: Argentina, Ecuador, Venezuela y Bolivia

Durante la reunión presencial en abril de 2021 en Cochabamba fueron aprobados los lineamientos generales de RUNASUR, la estructura orgánica (que tiene a la Asamblea Plurinacional como máxima instancia) y varios comunicados oficiales sobre temas coyunturales (destaca el comunicado por la liberación de la patente de la vacuna anticovid).

El 3 de noviembre representantes del Equipo Técnico del Runasur de Argentina, Bolivia, Ecuador, Venezuela, junto con delegaciones de Chile, Colombia, Paraguay Brasil y Uruguay, se reunieron en la ciudad de Buenos Aires para debatir una agenda de temas coyunturales, políticos y organizativos. En este marco aprobaron la “Declaración de Buenos Aires” que contiene las siguientes determinaciones:

Rechazar las acciones injerencistas de EE. UU. en complicidad de algunos organismos internacionales que pretenden desestabilizar la institucionalidad democrática de nuestra región.

Ratificar la defensa de nuestra soberanía sobre los recursos naturales, e instar a los Gobiernos a que no claudiquen ante las imposiciones de las sanciones económicas inmorales del imperio.

Continuar trabajando en la unidad entre los movimientos indígena, afrodescendiente, organizaciones políticas, sociales, sindicales, populares, Gobiernos progresistas, partidos de izquierda, movimientos juveniles, de mujeres, artistas e intelectuales comprometidos con la liberación de nuestros pueblos.[3]

La Comisión Técnica del Runasur estuvo integrada por Evo Morales, Fernando Huanacuni (excanciller boliviano) y Ramiro Tapias (embajador de Bolivia), Lídice Altuve (viceministra de Relaciones Exteriores de Venezuela), Ricardo Peidro, Hugo Godoy y Miriam Liempe (CTA-A), Roberto Baradel y Benito Espíndola (CTAT), Guillermo Zucotti, Humberto Gómez Correa y José Luis López (CGT), Julio Fuentes y Juan José Gómez Correa (Cate), Alex Roig y Luis Pilquiman (Inaes), María Fernanda Pereyra y Alejandro Rusconi (UTEP), Marion Cubillos y Claudia Atenas (CUT), Martín Pereyra (PIT-CNT) y Nina Jaramillo (Comité Idiomas Indígenas).