Evo Morales repudia injerencismo de EEUU en Latinoamérica

El expresidente y líder de Bolivia, Evo Morales criticó hoy el injerencismo de Estados Unidos en Latinoamérica y el Caribe, materializado en un mensaje del exmandatario Donald Trump a la recién concluida Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC).

“Trump reivindica las políticas intervencionistas de la Casa Blanca y hace un llamado desesperado a «detener la expansión del socialismo» ante ultraderechistas fracasados reunidos en la @CPACMexico. Repudiamos semejante actitud intervencionista, colonialista e imperialista”, escribió Morales en su cuenta de Twitter.

El líder del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos asegura en esa red social que Trump repite la Doctrina Monroe y habla de imponer las políticas de la potencia del Norte en América Latina y el Caribe a las que llama “nuestra tierra”.

Ignora que la sublevación latinoamericana que se traduce en gobiernos de izquierda elegidos democráticamente es causada por el rechazo a políticas neoliberales de Estados Unidos, comentó.

Morales enfatizó en que los pueblos libres de la Patria Grande rechazan estas agresiones que repiten la actitud autoritaria y antidemocrática de gobiernos de Estados Unidos que financian, promueven y ejecutan golpes de Estado, intervenciones armadas, genocidios y masacres en todo el mundo”.

El sábado último a manera de conclusión de la reunión de seguidores del ultraconservadurismo reunidos en México, Trump llamó en un vídeo a asegurar las fronteras y detener el avance del socialismo.

“Necesitamos detener la propagación del socialismo y no dejar que continúe corriéndonos de la región o de nuestras tierras”, expresó el representante del supremacismo anglosajón, quien aspira a disputar la presidencia de Estados Unidos por el partido Republicano en 2024.

La lista de participantes bolivianos en CPACMéxico incluyó a Luis Fernando Camacho, gobernador de Santa Cruz, y principal impulsor del paro que con sus violentos bloqueos en 31 días ya provocó pérdidas superiores a los mil millones de dólares al territorio cruceño y a Bolivia.

Al saldo monetario de ese lapso en que se violó el derecho constitucional de millones de personas al trabajo, la libre movilidad y se registraron actos de discriminación racial, según datos oficiales se suman cuatro muertes, cientos de heridos, una denuncia por violación grupal a una mujer y la quiebra de negocios de muchos gremialistas y choferes.

Otro representante de Bolivia en el foro ultraconservador de México fue el exministro de Defensa Eduardo Sánchez Berzaín, prófugo de la justicia en su tierra natal como responsable de la masacre cometida por militares en El Alto en 2003, con saldo de 67 muertos y 400 heridos, por lo cual fue condenado en un juicio civil en Estados Unidos y está pendiente de una apelación, según el abogado de los familiares delas víctimas, Thomas Becker.

Temas que aparecen en esta nota: