La extremista CPAC en México lanza amenazas a gobiernos como el de Bolivia, Camacho es uno de sus miembros

 La reunión internacional de la derecha más recalcitrante empezó este viernes en ciudad de México, entre los expositores está el gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho. Se trata de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) que tiene su base de operaciones en Estados Unidos.

El presidente de la CPAC, actor mexicano, cantante y militante de la abstinencia sexual, Eduardo Verástegui, lanzó la amenaza al inaugurar el encuentro de “no quedarse con los brazos cruzados” frente a los gobiernos socialistas como el de Bolivia, de Luis Arce.

Mientras en las afueras del hotel Westin, en el barrio Santa Fe de Ciudad de México, donde se desarrolla el evento, un compacto grupo político de tendencia progresista del Movimiento Anti-fascista condenaba la presencia de recalcitrantes derechistas de EEUU y América Latina, entre ellos Eduardo, el hijo de Jair Bosonaro.

Verástegui instigaba a sus seguidores a rendir cuentas con los derechistas que capitularon ante las corrientes socialistas y progresistas latinoamericanas. Los llamó tibios “leones disfrazados de ovejas”.

En la manifestación denominada Movimiento Anti – fascista y del Movimiento Amistad México – Boliviano, el activista Édgar Trejo declaró que repudian la presencia en territorio mexicano de “fascistas y golpistas como el boliviano Fernando Camacho, el brasileño Eduardo Bolsonaro y el ex presidente de Polonia Lech Walesa”.
“No permitimos personajes de esta calaña -protestó el mexicano-, los repudiamos”.

El ex actor de telenovelas difundidas en América Latina y que declaró su abierta abstinencia sexual hasta encontrar la mujer ideal que comulgue con su pensamiento seudo mesiánica, fustigo a los gobiernos que acaban de derrotar electoralmente a la derecha neoliberal: Lula de Brasil, Arce de Bolivia, Boric de Chile, Petro de Colombia, Castillo de Perú, Fernández de Argentina y Manuel de México.

También cuestionó a los gobiernos de Maduro de Venezuela, Ortega de Nicaragua y Diaz Canel de Cuba; prácticamente la mayoría de América Latina.
Verástegui lució su discurso extremista contra los “Estados fallidos” y contrarios, en su opinión, a la tradición de la familia y la iglesia, y a la libre empresa, modelo económico que llevó a la pobreza a millones de latinoamericanos.

A tono de amenaza, anunció que “este viernes haremos conocer detalles de los atentados contra la democracia, cómo podemos hacer tomar (el control de los gobiernos del socialismo), no quedarnos con los brazos cruzados; es oportunidad de que los conservadores (extremistas) enfrentemos las amenazas, cómo combatirlos, realizar alianzas estratégicas por la democracia y la libertad”.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: