Identifican a los líderes de la parapolicial UJC en la toma de la COD y quema de la sede campesina en Santa Cruz

Las víctimas de la violenta acción de toma y quema de la sede de la Federación de Trabajadores Campesinos y el asalto a la Central Obrera Departamental de Santa Cruz identificaron como autores materiales del atentado a los principales dirigentes de la parapolicial Unión Juvenil Cruceñista (UCJ).

Se trata de Juan Martín Delgado Ferrante, presidente; y Lucas Vaca, vicepresidente de la organización política creada por el fascista Carlos Valverde Barbery (octubre de 1957) como “brazo armado” del Comité Cívico pro Santa Cruz.

Delgado Ferrante “comandó”, según testigos presenciales y difundido por las redes sociales, la toma y quema de la sede sindical de los campesinos cruceños la tarde del viernes.

En las imágenes, vestido con una típica gorra y poleras negras de la UCJ, se lo muestra en movimiento entre su militancia que disparaba explosivos contra la sede y la policía que resguardaba el lugar.

En su muro de Facebook, se observa a Delgado Ferrante en contacto con sus seguidores instándoles a participar en la “preparación” demostrada en el 21-F (golpe de noviembre de 2019). Admite que viajó por los nueve departamentos, en donde organizó juventudes similares a la UCJ. No lo dice, pero destaca la RJC (Resistencia Juvenil Cochala).

El secretario Ejecutivo de la Central Obrera Departamental de Santa Cruz, Rolando Borda, identificó a Lucas Vaca como el directo responsable del asalto y saqueo de la sede sindical.

En imágenes de cámaras de seguridad en la COD, se observa como varios miembros de la UCJ allanan la oficina y proceden a saquear equipos, objetos de valor y desmantelar la clínica y farmacia. 

Vaca, de acuerdo con publicaciones en las redes sociales, comandó el ataque armado de la UCJ a una concentración electoral del MAS y la quema de su sede en el 2019, y de vanagloriarse en su muro, que fue un honor servir al Comité Cívico pro Santa Cruz.

Tratándose de sus operadores (Delgado y Vaca), el gobernador Luis Fernando Camacho y el rector de la UAGRM Vicente Cuellar no tuvieron reparos en pedir a la Policía liberar a los detenidos, sospechosos de ambos ataques armados, y el cese de la persecución policial de otros “jóvenes”.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: