Vocero: Unas 400 personas asistirán al Encuentro Nacional y tendrán derecho a voz

Unas 400 personas asistirán el viernes al “Encuentro Nacional por un Censo con Consenso”, en Cochabamba, los participantes tendrán derecho a la palabra, porque el encuentro está construido “bajo el concepto que entre todos podamos expresar nuestras opiniones”, dijo el vocero Presidencial, Jorge Richter.

Recogiendo la propuesta de las organizaciones sindicales, sociales, sectores económicos y productivos, naciones indígena originarias, profesionales, universitarios y personas con discapacidad, reunidas el lunes en Santa Cruz, el presidente Luis Arce convocó el martes al encuentro nacional.

La convocatoria alcanza a gobernadores, alcaldes, autoridades de autonomías indígenas originarias campesinas, autoridades de la Región Autónoma del Gran Chaco, el sistema universitario, entre otros.

“La idea es que entre todos podamos tomar una decisión e ir cerrando este tema del censo. Seguramente llevará horas, pero es un esfuerzo que vale la pena, porque de allí tiene que salir una toma de decisión”, resaltó Richter, en entrevista con PAT.

Dijo que el tema del censo, la fecha, el día, el mes y año de realización es una decisión de orden nacional, y no puede agudizarse bajo un pedido estrictamente regional.

“Hay que avanzar y en el avanzar se necesita una decisión nacional, porque el tema del censo no le corresponde a una gobernación, no es una cuestión regional, es un tema nacional, y para ello hay que construir el consenso entre todos, y la decisión final tiene que ser puesta a consideración de quienes son interesados en el censo, vale decir autoridades municipales, gobernaciones y rectores”, explicó.

La autoridad sostuvo que el Gobierno “siempre” expresó y mantiene su interés de ir al diálogo y evitar el paro cívico cruceño, pero cuando la consigna se impone sobre la racionalidad es muy complejo poder sentarse y dialogar.

El llamado Comité Interinstitucional, a la cabeza del gobernador Fernando Camacho y el rector de la UAGRM Vicente Cuellar rompieron el diálogo con el Gobierno, porque trataron de imponer su propuesta de censo en 2023 y resultados en 120 días.

“Piensan que la medida de presión tiene que ser el único camino sobre el cual van a conseguir las demandas, y es un camino errado; es un paro que no tiene ninguna racionalidad y es innecesario”, cuestionó Richter.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: