El Gobierno afirma que Comité cruceño no “tiene ningún ánimo de dialogar” y que busca violentar el país

El Gobierno nacional alertó este sábado que el Comité Interinstitucional de Santa Cruz “no tiene ningún ánimo de dialogar” sobre el Censo de Población y Vivienda y que en cambio lo que busca es repetir los momentos de tensión y violencia de 2008 y 2019, e incluso con víctimas mortales.

Así lo afirmaron, por separado, la viceministra de Comunicación, Gabriel Alcón, y el portavoz Presidencial, Jorge Richter, al referirse al confirmado paro indefinido a partir del 22 de octubre, convocado por el Comité Interinstitucional de Santa Cruz, donde se cobijaron el gobernador Luis Fernando Camacho y el Comité Pro Santa Cruz, dirigido por Rómulo Calvo.

De inicio, Alcón criticó la intransigencia de los integrantes de ese Comité que se negaron a acudir a reiterados llamados al diálogo sobre el Censo y que tampoco asistieron a la instalación de la mesa técnica el 11 de octubre, pese al esfuerzo que se hizo de trasladar la reunión de La Paz a Santa Cruz y de garantizar la presencia de representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas y del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade).

Para Alcón, esa dirigencia “rehuyó a la posibilidad de dialogar” y de explicar al país su propuesta de cómo llevar adelanta el Censo en junio de 2023 sin dejar al margen a ningún habitante, como sucedió en anteriores procesos, y que se obtengan resultados de calidad para generar políticas de Estado.

“Su ausencia- dijo- muestra que su propuesta es inviable”.

Luego de desestimar la posibilidad de abrogar el Decreto Supremo 4760, que reprogramó para el 2024 el proceso censal, y que es una exigencia del Comité para frenar el paro, la viceministra ratificó la apertura al diálogo del Gobierno e instó a esa dirigencia a exponer su propuesta y así no llevar a un paro que afectará a Santa Cruz, que ya tuvo que soportar dos medidas similares (el 25 de julio y el 8 y 9 de agosto).

“¿Para qué un paro?, si la instancia está en el diálogo, está en sustentar lo que estamos diciendo y demostrar al país que sí se puede desarrollar, eso es lo que hemos pedido. No seamos intransigentes y perjudiquemos al pueblo cruceño”, exigió Alcón, en declaraciones realizadas en Santa Cruz.

Para el portavoz Presidencial el Comité cruceño “no tienen ningún ánimo de dialogar” y que por ello toda su fuerza la concentra en preparar el paro y ver las posibilidades de hacerla sostenible en el tiempo.¿Pero cómo se logrará? Desde la perspectiva de Richter “es la violencia”.

“Dirán que los únicos violentos son del MAS y del gobierno, pero el hecho real es que para poder llegar a la conquista de su objetivo necesitan violentar la situación”, alertó Richter en el programa Taypi de radio Kawsachun Coca.

Como evidencia, citó las advertencias de voceros del Comité que amenazaron con impedir la visita del presidente Luis Arce Catacora a Santa Cruz para iniciar el pago del Bono Juancito Pinto a estudiantes de las unidades fiscales y de convenio, el 24 de octubre.

“Esto es muy complejo, pero esta tensión y violentar el momento es lo que hemos vivido el 2019 y es lo que hemos vivido durante el intento de golpe de Estado del año 2008, violentar, provocar enfrentamientos, tensionar, y, si es posible, también que haya pérdidas de vida, esta es la búsqueda para poder encontrar y lograr el objetivo mayor”, aseguró Richter.

Con diferentes actores y razones, en 2008 y 2019 se registraron momentos de alta tensión en el país. Mientras en 2008 se truncó un golpe cívico prefectural, alentado por autoridades de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija, en contra del entonces presidente Evo Morales, en 2019 se consumó la ruptura del orden constitucional con la autoproclamación como presidenta de la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Añez, que dio garantías a las Fuerzas Armadas para reprimir a la población, dando lugar a las masacres de Senkata y Sacaba con más de una treintena de muertos.

En criterio del portavoz, no fue la población, que asistió al cabildo del 30 de septiembre, la que “redactó las conclusiones” que fijaron “el ultimátum” para que el Gobierno fije hasta el 21 de octubre la realización del Censo de Población y Vivienda en 2023, sino un grupo de personas ligado al gobernador Luis Fernando Camacho y al presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo.

Lo que se hizo, dijo, fue “la instrumentalización” de ese cabildo “para decir que a pedido de este conjunto” se deben ir a esta medida que ya es rechazada por varios sectores sociales, alcaldías, empresarios y varios grupos de la población cruceña.

Richter señaló que si el Comité tuviera un verdadero interés en el Censo habría acudido a las convocatorias al diálogo que hizo el Gobierno y no pondría “excusas” para explicar su propuesta.

“Que comprenda el Comité, si es el Censo lo que le preocupa, que la puerta del dialogo está abierta, sin amenazas, ni conminatorias. Si es el Censo lo que quieren pues el camino es de pronta solución: el diálogo sobre una mesa limpia para buscar una fecha, un mes de forma consensuada”, insistió el portavoz.

Agencia Boliviana de Información (ABI)

Temas que aparecen en esta nota: