Arce denuncia “intentonas golpistas” y asegura que el pueblo “no va a permitir” estas acciones

El presidente Luis Arce denunció este jueves en San Julián “intentonas golpistas” y advirtió que el Gobierno y el pueblo “no van a permitir, nuevamente, ese tipo de acciones”, en alusión al golpe de Estado de 2019.

“Ante estas acciones desestabilizadoras, provocadoras, intentonas golpistas, el Gobierno nacional responde con obras, con industrialización para el país, con mejora del ingreso para las bolivianas y los bolivianos”, afirmó en el inicio de obras de la Planta de Transformación de Subproductos de Soya en San Julián.

“Hermanas y hermanos, desde aquí tenemos que decirles a ellos, que el pueblo boliviano, con el Gobierno nacional, no va a permitir, nuevamente, ese tipo de acciones. El pueblo boliviano quiere trabajar”, afirmó en momentos en los que grupos de poder cruceños alientan un paro exigiendo adelantar el censo.

A través del llamado Comité Interinstitucional, el gobernador cruceño Fernando Camacho, el cívico Rómulo Calvo y el rector de  la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), Vicente Cuéllar, definieron en el cabildo del 30 de septiembre un paro desde el 22, si hasta el 21 no se adelanta el censo, como exigen.

Los líderes de los grupos de poder decidieron no asistir al diálogo técnico convocado para el 11 por el Gobierno, donde debían justificar su propuesta para adelantar el censo. Por el contrario, reafirmaron que trabajarán en la preparación del paro, protesta rechazada por el propio alcalde de santa Cruz, Jhonny Fernández, y diferentes sectores sociales cruceños y de otras regiones.

Arce afirmó que las mismas personas “que en 2019 atentaron contra la vida de muchos bolivianos, asesinaron”, están en estos afanes para desestabilizar al Gobierno en momentos en los que se requiere trabajo y apuntalar los logros conseguidos en la reconstrucción de la economía con inflación controlada y crecimiento.

Remarcó que el Gobierno tiene la obligación de defender a los bolivianos que viven del día a día labrando la tierra, vendiendo en los mercados, trabajando en el transporte público y en otros rubros, porque “el pueblo vive de su trabajo, no es como otros que sólo viven de la manga”.

A diferencia de los gobiernos neoliberales, la actual administración entrega obras para beneficio de los bolivianos, pero, “lamentablemente, hay actores que junto con otros conspiradores quieren desestabilizar”.

“Necesitamos trabajar, necesitamos de una vez por todas retomar la senda del crecimiento que ellos mismos, cuando estuvieron en el gobierno, llevaron a la ruina”, recordó en alusión al gobierno de facto de Jeanine Áñez que, junto a sus socios políticos y cívicos, llevaron a la economía a un histórico decrecimiento en meses de gobierno.

“Vamos a estar juntos, una vez más, para decirle no a todas esas intentonas (golpistas). Nosotros seguiremos haciendo obras, seguiremos industrializando nuestro país, seguiremos sacando los mejores indicadores económicos que son la envidia de muchos”, aseveró respecto a los indicadores de crecimiento que colocan a Bolivia entre las economías de mejor desempeño.

Acotó que el Gobierno ratifica su compromiso con la entrega de obras y el inicio de nuevos proyectos de industrialización, como por ejemplo la nueva planta de transformación de soya en el oriente boliviano. “Nosotros vamos a seguir trabajando, les guste o no a los golpistas”, advirtió Arce.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: