Gobierno de facto en Bolivia ocasionó $ 4000 millones en pérdidas

El Gobierno de Bolivia revela que la administración “de facto” de Jeanine Áñez provocó más de 4000 de millones de dólares en pérdidas económicas.

Estamos reconstruyendo la economía. El bajón del 2020, con una variación porcentual del menos 9 por ciento, no se había visto en más de cuatro décadas. Es un bajón de más de 4000 millones de dólares”, indicó el jueves el ministro de Economía de Bolivia, Marcelo Montenegro, en una entrevista con la cadena teleSUR.

Bolivia tenía que exportar o morir, remarcó Montenegro para luego matizar que Áñez no pudo realizar ese plan de manejo de la economía, por lo que, en el primer trimestre de 2020, cuando no hubo la pandemia de coronavirus, la economía del país andino no creció.

A su vez, el miembro de la Comisión Económica de Diputados boliviana, Omar Yujra, informó que el gobierno de facto dejó a Bolivia con 12,7 por ciento en déficit fiscal, el cual es el porcentaje más alto de las últimas décadas, determinó.

Bolivia, que aquel entonces estaba en primer lugar en cuanto al crecimiento en la región, cayó al séptimo lugar durante el gobierno de Áñez, lamentó Yujra.

Previamente, el presidente boliviano, Luis Arce, había denunciado que Áñez dejó el país con las arcas estatales casi vacías, con deudas al Banco Central de Bolivia, a empresas extranjeras y a proveedores.

Arce fue el ministro de Economía de Evo Morales entre 2006 y 2017 y de nuevo en 2019. Durante ese período, Bolivia consiguió un amplio éxito económico en la región. No obstante, todo este crecimiento y auge económico decayeron, luego de que Áñez se autoproclamó presidenta del país andino, tras un golpe de Estado que obligó al Evo Morales a presentar su dimisión como jefe de Estado.

Temas que aparecen en esta nota: