En una conferencia de prensa realizada el lunes, el jefe de bancada del MAS en la Cámara de Diputados, Gualberto Arispe, afirmó que legisladores de su partido se reunieron el pasado fin de semana con el presidente Luis Arce, y su gabinete ministerial, y acordaron hacer la solicitud.

Entre los mencionados están el gobernador de Santa Cruz y líder del partido opositor Creemos, Luis Fernando Camacho, el expresidente y líder de la alianza opositora Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, el expresidente Jorge Tuto Quiroga e incluso el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

“Pedimos a los ministros de Justicia, Gobierno [Interior] y Fiscalía General procesar a los golpistas, como Luis Fernando Camacho, Fernando López, Carlos Mesa, [Jorge] Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina”, además de “Luis Revilla, Luis Almagro”, precisó Arispe.

La referida reunión política se produjo después de que el pasado viernes el Tribunal Primero de Sentencia de La Paz condena a expresidenta de facto, Jeanine Áñez, 10 años de cárcel acusada por resoluciones contrarias a la Constitución e incumplimiento de deberes.

En este sentido, Arispe señaló que, en la reunión, la bancada nacional determinó convocar a los ministros de Estado “cuando sea necesario para debatir proyectos de interés del pueblo y coordinar actividades de impacto”.

Las resoluciones, agregó, también ponen en la mira a los funcionarios públicos que no son militantes o afines al partido de Gobierno o que van en su contra.

“Pedimos la destitución de los servidores públicos que hablan contra el MAS-IPSP, Evo Morales y dirigentes de otros sectores sociales y pedimos las destituciones de funcionarios que ingresaron durante el Gobierno de facto”, señaló el alto legislador de MAS.

¿Cómo sucedió el golpe de Estado de 2019 en Bolivia?

El golpe de Estado contra Morales tuvo lugar en noviembre de 2019 por la oposición boliviana, respaldada por el Occidente, que desconoció la reelección del exmandatario en los comicios presidenciales de ese mismo año.

Morales dimitió, como él mismo dijo, “para preservar la paz”, tras semanas de violentas protestas de la oposición. Tras su dimisión, el gobierno de facto de Jeanine Añez se autoproclamó, lo que desató protestas de los partidarios de Morales a lo largo del país, pero las manifestaciones fueron reprimidas brutalmente y dejó como saldo más de 30 personas muertas y 800 heridas.

Tras esa crisis postelectoral, se realizaron otras elecciones presidenciales el pasado 18 de octubre. Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), ganó estos comicios y se convirtió en el presidente del país.

Temas que aparecen en esta nota: