El Ministerio ruso de Defensa anunció el lunes una tregua para finalizar la evacuación de los soldados ucranianos atrapados en la acería de Azovstal, último reducto de Ucrania en la ciudad portuaria de Mariúpol, ubicada en el este del país eslavo.

En este marco, un total de 264 militares fueron evacuados a última hora del lunes de la zona, tal como confirmó la Defensa de Ucrania, detallando que unos 53 heridos fueron trasladados a un centro médico en la localidad Novoazovsk, en la república popular de Donetsk (este de Ucrania), para recibir atención médica, y las otras 211 fueron evacuadas a la ciudad de Olenivka (Donetsk), mediante un corredor humanitario.

Sobre la evacuación, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo la misma jornada que “esperamos poder salvar las vidas de nuestros muchachos […] Ucrania necesita héroes ucranianos con vida”, declaró a través de un vídeo.

Civiles presos por comida

El 5 de mayo, los medios locales, citando a un comandante ruso de la operación para liberar la planta, anunciaron que los militantes ucranianos bloqueados en la planta siderúrgica de Azovstal, habían ofrecido intercambiar a los civiles que retenían a cambio de alimentos y medicinas, medida que desde Rusia lo tacharon de táctica usada anteriormente por el grupo terrorista Daesh en Siria.

Esto mientras, el Centro Nacional de Gestión de Defensa ruso informó dos días después de la conclusión del operativo de evacuación de civiles de Azovstal; un total de 51 personas, incluidos 18 hombres, 22 mujeres, 11 menores, fueron rescatadas.

¿Qué le espera a los civiles en Azovstal?

Desde el inicio de la operación rusa el pasado 24 de febrero, el Kremlin ha dejado claro en reiteradas ocasiones que su misión en Ucrania no está dirigida a los civiles, sino que las fuerzas rusas buscan la “desmilitarización” y “desnazificación” de Ucrania.

HispanTV

Temas que aparecen en esta nota: