El Departamento de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono) asegura que sus fuerzas en Siria fueron objeto de recientes ataques con cargas explosivas.

A principios de este mes, la llamada coalición anti-Daesh liderada por EE.UU. anunció que cuatro miembros del personal norteamericano sufrieron heridas después de un “fuego indirecto” en una base en Al-Jazra, en la provincia siria de Deir Ezzor.

En declaraciones concedidas el lunes a la prensa, el portavoz del Pentágono, John Kirby, afirmó que, al parecer, las lesiones fueron el resultado de cargas explosivas colocadas “deliberadamente” cerca de las tropas estadounidenses y no del lanzamiento de cohetes.

No obstante, ni el vocero norteamericano ni la llamada coalición liderada por EE.UU. han indicado algún posible responsable del ataque.

“Los primeros informes suelen estar equivocados […] Ahora creen que no fue el resultado de fuego indirecto; fue la colocación deliberada de un par de cargas en la instalación. Todavía están mirando esto, todavía investigando […] No tengo una actualización para ti […] Y no sabemos, ciertamente no a nuestro nivel […] quién colocó las cargas”, dijo.

Estados Unidos y sus aliados se instalaron en Siria desde 2014, sin contar con la debida autorización del Gobierno de Damasco, presidido por Bashar al-Asad, para ello, bajo el pretexto de combatir al grupo terrorista Daesh.

Esto, mientras que Damasco acusa a Washington de saquear los recursos del país, además de pertrechar, entrenar, financiar y armar a las bandas terroristas, a fin de derrocar al legítimo Ejecutivo de Al-Asad, quien ha prometido una y otra vez arrebatar el país a los terroristas y expulsar a los invasores.

HispanTV

Temas que aparecen en esta nota: