Estados Unidos busca evitar juicios contra los golpistas de 2019

Con su reciente informe unilateral sobre Derechos Humanos (DDHH), Estados Unidos (EEUU) deja claro que fue partícipe del golpe de Estado de 2019 porque apuesta a salvar a los actores locales que estuvieron involucrados en ese hecho.

En pasados días, el Departamento de Estado de los EEUU lanzó un informe en el que habla de supuestas irregularidades en el arresto y reclusión de la exsenadora Jeanine Añez, actualmente procesada por sucesión inconstitucional que derivó en el asesinato de 38 personas por impactos de bala en el Pedregal, Sacaba, Senkata, Montero y Betanzos.

“Estados Unidos está tratando de salvarles la vida, tirarles un salvavidas a los actores políticos locales que participaron, junto con este país, en el golpe de Estado de 2019”, manifestó a Ahora El Pueblo el analista político Gabriel Villalba.

Actualmente, además de Añez, la defensa de la exdiputada Lidia Patty también solicitó las declaraciones de otros personajes que fueron partícipes de ese hecho.

Efectivos militares y policiales reprimen a manifestantes en 2019.

INTROMISIÓN

De acuerdo con la Cancillería boliviana, el documento estadounidense representa una intromisión en asuntos internos del país, relacionados con los hechos de violencia desatados tras el golpe de Estado de 2019 contra el entonces presidente Evo Morales.

En ese contexto, deja claro a la administración estadounidense que debe respetar la soberanía de la nación, puesto que el Gobierno boliviano no interfiere en las decisiones internas de carácter político, económico y jurídico de la Casa Blanca.

Villalba recordó que esos informes siempre fueron unilaterales y que EEUU no tiene moral para hablar de estos temas, toda vez que es un país que no ratificó ningún convenio de Derechos Humanos, por lo que ese documento se constituye en una prueba de su participación en los hechos de 2019.

“No es para nada un secreto, y esto se ha revelado a través de cables filtrados del diario norteamericano Intercept, que Estados Unidos estuvo involucrado en el golpe de Estado en Bolivia en noviembre de 2019, al igual que la Unión Europea, la embajada británica y la Iglesia Católica en Bolivia”, insistió Villalba.

INJERENCIA

En esa línea, el presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Juan José Jáuregui, lamentó la injerencia y aseveró que este hecho confirma que el golpe en Bolivia fue patrocinado por otros países.

“No es otra cosa que una confesión de partes, con eso queda claro la realidad en la que en 2019 la señora Jeanine Añez no solo tuvo apoyo de Ecuador y Argentina, sino también en su momento denunciamos que hubo injerencia de la Embajada de Estados Unidos para desplegar recursos para defenestrar o quitar la decisión del soberano”, dijo.

Compartido Ahora el PUEBLO

Temas que aparecen en esta nota: