Alemania manifiesta que la crisis en Ucrania está empobreciendo a todos los países del mundo debido a la necesidad de pagar más por la energía importada.

La guerra en Ucrania nos está empobreciendo a todos porque tenemos que pagar más por la energía importada”, reconoció el domingo el ministro federal de Finanzas de Alemania, Christian Lindner.

Lindner añadió que debido a los malos afectos del conflicto en Ucrania en la economía mundial, el Gobierno alemán no puede compensar la pérdida de prosperidades a pesar de que está intentando suavizar los impactos más grandes.

Asimismo, afirmó que su país tiene confianza en que puede utilizar “las reservas de petróleo y gas en el Mar del Norte, cuya extracción hasta ahora se había considerado demasiado costosa”.

Además, tachó de incomparables las sanciones impuestas a Moscú por la crisis de Ucrania, diciendo que tales medidas punitivas por parte de los europeos no deben poner en peligro la estabilidad de Alemania.

Las sanciones financieras y comerciales de Washington y sus aliados contra Rusia llegaron a un punto de inflexión después de que Moscú, por orden del presidente Vladímir Putin, lanzara el 24 de febrero una operación militar en Ucrania con el objetivo de “desnazificarla”.

De hecho, desde el estallido del conflicto ruso-ucraniano, se ha generado una creciente preocupación por la escasez de alimentos y energía en Europa, lo cual ha llevado a los líderes europeos a buscar proveedores alternativos para proporcionar energía en sustitución del gas ruso.

Todas estas amenazas contra Rusia se producen mientras el país euroasiático ha rechazado en reiteradas ocasiones las acusaciones del Occidente de que está planeando invadir a Ucrania, asegurando que su presencia militar cerca de las fronteras con su vecino responde a la necesidad de defensa y disuasión ante la amenaza de un posible ataque de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) y Ucrania.

HispanTV

Temas que aparecen en esta nota: