La difusión de un audio fue suficiente para obligar al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a aceptar la renuncia de su ministro de Educación, Milton Ribeiro, y desatar una crisis política que impacta en su carrera rumbo a la reelección.

“Mi prioridad es atender, primero, a los municipios que más precisan y, segundo, a todos los amigos del pastor Gilmar”, señala Ribeiro en la grabación que fue publicada la semana pasada por el diario Folha de Sao Paulo y que detonó un grave escándalo de corrupción a sólo seis meses de los comicios presidenciales del 2 de octubre, ya que el funcionario aseguraba que actuaba por indicaciones del Presidente, lo que después desmintió.

El ‘Gilmar’ del audio es Gilmar Santos, quien junto con Arilton Moura están acusados de haber conformado un “gabinete paralelo” que, con la complicidad de Ribeiro, gestionaba recursos federales del Ministerio de Educación para favorecer a “amigos” de su Iglesia.

Santos, Moura y Ribeiro son pastores evangélicos y forman parte del creciente poder que este tipo de religiosos han adquirido durante el gobierno de Bolsonaro.

El Presidente defendió hasta el último momento a Ribeiro, pero el escándalo alcanzó tal magnitud que incluso otros políticos evangélicos lo presionaron para que el pastor abandonara el gabinete.

La crisis se evidencia, también, en que Ribeiro es el cuarto ministro de Educación que ha tenido Bolsonaro en sus poco más de tres años de Gobierno. Su antecesor fue otro pastor evangélico, Carlos Alberto Decotelli, cuya designación sólo duró cinco días y ni siquiera llegó a jurar en el puesto ya que se demostró que había falsificado su currículo para presumir inexistentes doctorados y posdoctorados.

El primero fue Ricardo Vélez Rodríguez, un teólogo colombiano de ultraderecha que se nacionalizó brasileño y que sólo permaneció cuatro meses en el Gobierno, de enero a abril de 2019, debido a que provocó una serie de controversias por querer defender a la dictadura militar (1965-1985) en la educación pública y anticipar que terminaría con la “influencia marxista” en las escuelas, menospreciar la diversidad de Brasil y poner al capo Pablo Escobar como ejemplo de conducta para evitar el consumo de drogas.

En su lugar fue designado el economista Ariel Weintraub, quien ocupó el cargo durante 14 meses, tiempo suficiente para que continuara la saga de polémicas de su antecesor. En su caso, por promover el cierre del Congreso y de la Corte Suprema. También solicitó la detención de los jueces del máximo órgano de Justicia del país.

En su carta de renuncia, Ribeiro ratificó que es inocente de las acusaciones que pesan en su contra y que, por ahora, interrumpieron su carrera política.

Campaña
La nueva crisis de Bolsonaro estalló justo en un momento en el que prepara su campaña por la reelección en un escenario adverso.
De acuerdo con las encuestas, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva lidera la carrera con una intención de voto que oscila entre 35% y 42%, mientras que Bolsonaro avanza en segundo lugar con un rango que va del 25% al 34%. En un lejano tercer lugar se encuentra el exmagistrado y exministro de Justicia Sergio Moro, que no supera el 10%.

Si el 2 de octubre ninguno obtiene el 50% más uno de los votos, entonces se tendrá que llevar a cabo una segunda vuelta el 30 de octubre.

En este proceso, el voto evangélico es fundamental, ya que implica un universo de 70 millones de personas (un tercio de la población). Y cada vez hay más, tanto que en una década podrían superar incluso a los católicos.

Temas que aparecen en esta nota: