Lula da Silva, que gobernó Brasil dos periodos (2003-2011), explicó el sábado por qué está pensando en volver a postularse como candidato en las próximas elecciones presidenciales de Brasil, programadas para el próximo octubre.

“Yo preciso ser candidato, y no es por arrogancia”, sino porque “nunca antes este país precisó tanto” a un gobernante que “piense de verdad en el pueblo” y para “derrotar al fascismo”, dijo el exmandatario de 76 años de edad.

En un campamento del Movimiento de los Sin Tierra (MST), el ex jefe de Estado aludió a su origen pobre y su pasado de obrero para asegurar que sería el único candidato que conoce de cerca la situación de los pobres del país.

Según una encuesta de la empresa Quaest, publicada el miércoles, Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), cuenta con el 50,5 por ciento de los sufragios válidos en las urnas, mientras que el actual presidente Jair Bolsonaro, del Partido Liberal, obtiene el segundo lugar con 26 por ciento.

Esto mientras, Bolsonaro es objetivo de fuertes críticas por la mala gestión de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, y la posterior crisis económica en el país y su involucración en casos de corrupción.

Temas que aparecen en esta nota: