Caracas denuncia que la decisión de EE.UU. de prorrogar un año más la orden ejecutiva 13962 en su contra sirve de excusa a Washington para mantener el bloqueo a Venezuela.

El jueves, el actual inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, extendió por un año más el decreto firmado en marzo de 2015 por el expresidente Barack obama que ubica a Venezuela como amenaza “inusual en la política” exterior de la nación norteamericana.

Mediante un comunicado emitido el viernes por la Cancillería, el Ejecutivo venezolano tachó de “ilegal” el decreto y dijo que la suposición que considera al país bolivariano como una “amenaza”, “carece de sustento y evidencia real”, y solo sirve a Estados Unidos para materializar la puesta en práctica de un bloqueo sistemático contra Venezuela en todos los ámbitos.

La nota tilde de “abusivo, unilateral, coercitivo, inhumano y violador del orden jurídico y de los principios que regulan las relaciones internacionales entre países independientes, libres y soberanos” el bloqueo impuesto por Estados Unidos a Venezuela.

El Gobierno de Caracas reiteró al mismo tiempo su disposición a restablecer y regularizar las relaciones diplomáticas con EE.UU., “a partir del mutuo reconocimiento como estados soberanos mediante un diálogo franco y constructivo”.

La Administración de Obama recurrió en 2015 a la orden ejecutiva 13962 para recrudecer las sanciones unilaterales a Venezuela con el objetivo de destruir la economía de esa nación y lograr un cambio de régimen en el país caribeño.

Las autoridades venezolanas han censurado, una y otra vez, el “terrorismo económico” de EE.UU. contra su país y denunciado que dichos actos hostiles han tenido un impacto negativo en la salud de la gente,  dificultando la lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

HISPANTV

Temas que aparecen en esta nota: