Bolivia y Perú trabajan en un plan de acción para combatir el narcotráfico

El viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Jaime Mamani Espíndola, participó del primer encuentro técnico operativo sobre el tráfico ilícito de drogas en zona de frontera de Perú.

“En esta reunión, diseñaremos un plan de acción binacional 2022 de interdicción al narcotráfico, enfatizando en el tráfico ilícito de sustancias controladas vía aérea terrestre, fluvial y lacustre de manera conjunta, ambos países afrontamos la problemática del tráfico ilícito de drogas y cultivos de coca por la frontera de más de 1.000 km que nos une”, indicó Mamani.

Bolivia, después de consolidar el modelo soberano de nacionalización de lucha contra el narcotráfico y desde la expulsión de la DEA y USAID, ha logrado grandes resultados disminuyendo la producción ilícita de sustancias controladas y cultivos de coca. Sin embargo, la demanda de drogas por parte de los países consumidores sigue en aumento.

En materia de interdicción al narcotráfico en la gestión 2021, informó que, en coordinación con las policías antidrogas de países vecinos, se realizaron más de 9.400 operativos con la incautación de más de 19,7 toneladas de cocaína y 190,6 toneladas de marihuana, destruyendo 26 laboratorios de cristalización y 800 fábricas.

Del mismo modo, fueron aprehendidos 2.967 personas, desarticulamos dos organizaciones criminales y se secuestró 255 inmuebles, 637 vehículos, 10 embarcaciones y 20 aeronaves con una afectación económica de más de $us 66 millones.

Bolivia se constituye un país de tránsito del narcotráfico por su posición geográfica, tanto por vía aérea, terrestre, fluvial y lacustre. En el caso de cocaína, la ruta inicia en Perú, pasa de manera obligatoria por Bolivia, luego a Paraguay y Brasil, para llegar a los mercados europeos.

“Después de la comisión mixta que llevamos ambos países el 12 de agosto 2021, venimos trabajando en el intercambio de información y en la destrucción de pistas clandestinas. En la gestión 2021, intervenimos 49 pistas clandestinas para desarticular el puente aéreo”, dijo.

La estrategia boliviana de lucha contra el narcotráfico 2021 – 2025 incorpora el pilar de coordinación internacional por que ningún país de manera individual y aislada puede hacer frente al narcotráfico.

“A partir de ello, hemos logrado el fortalecimiento de los acuerdos internacionales, fundamentalmente con los países limítrofes de Perú, Brasil, Argentina, Paraguay y Chile, en la modalidad de comisiones mixtas y con la suscripción de acuerdos de cooperación policial”, informó.

En referencia a la hoja de coca, el Estado boliviano ha tenido importantes resultados gracias al control social. Este nuevo enfoque se constituye en un proceso inclusivo, participativo y concertado con los verdaderos productores, que han generado su propio sistema de autocontrol en la producción de hoja de coca.

En el pasado, la hoja de coca era considerada como cocaína. Bajo ese pretexto existía injerencia política en asuntos internos del país y querían eliminar las plantaciones de coca con la política de “coca cero” vulnerando los derechos humanos, sin tomar en cuenta el consumo tradicional y el sustento de las familias productoras.

En la gestión del expresidente Evo Morales en 2009, se ha logrado constitucionalizar la hoja de coca en el Artículo 384 de la Carta Magna. El Estado protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y que en su estado natural no es estupefaciente. El 2013, la Convención de Naciones Unidas reconoce el acullicu como una práctica tradicional y ancestral.

Ambas delegaciones coincidieron trabajar en un plan de acción para la gestión 2022 y así luchar contra este flagelo que afecta a ambos países.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: