Evo Morales asegura que había un plan para suspender las elecciones de 2020 en Bolivia disfrazando a policías de campesinos para disparar al Ejército

El líder Nacional del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales asegura que, en el marco de las elecciones generales de 2020 en el país, se diseñó un plan que involucraba a las fuerzas de seguridad para crear “una convulsión” y lograr la suspensión de esos comicios.

Hablando este domingo en el programa radial ‘Evo Pueblo, líder de los humildes’, Morales señaló que para ese propósito se quería provocar una intervención extranjera usando como señuelo a los campesinos de la zona cocalera del Trópico de Cochabamba. El departamento de Cochabamba era uno de los principales focos de las protestas contra el aplazamiento de las elecciones, que estaban previstas para el 6 de septiembre y fueron aplazadas al 18 de octubre.

“La Policía tenía que disfrazarse de cocaleros o de paisanos para disparar al Ejército y poder echar la culpa al movimiento campesino en el Trópico y así justificar una intervención militar extranjera, y con esta suspender las elecciones”, aseveró el exmandatario.

A comienzos de 2020, efectivos de las Fuerzas Armadas de Bolivia ingresaron, escoltados por tres vehículos blindados tipo tanqueta, a la región en el Trópico de Cochabamba, para supuestamente realizar actividades de relevo y prácticas de paracaidismo. En ese entonces, Morales había denunciado que en realidad se trataba de un plan del Gobierno ‘de facto’ de Bolivia de militarización y erradicación forzada en esa zona y que los militares se preparaban para reprimir a sus habitantes. Los cocaleros rechazaron la presencia militar y la tacharon de “acto de provocación, insulto e intimidación”.

Temas que aparecen en esta nota: