El Plan Condor reeditado en Bolivia el 2019 para derrocar a Evo Morales

El Plan Cóndor que se aplicó entre los años 70 a 80 en América del Sur, fue una campaña de represión política y terrorismo de estado respaldada por Estados Unidos,​ que incluía operaciones de inteligencia y asesinatos de opositores. Este plan fue reeditado por Estados Unidos para derrocar a Evo Morales y su gobierno el 2019 con un golpe de Estado.

El tristemente célebra Plan Condor, fue implementada oficial y formalmente en noviembre en 1975 por las cúpulas de los regímenes dictatoriales del cono sur: ChileArgentinaBrasilParaguayUruguayBolivia yesporádicamente, PerúEcuadorColombia y Venezuela​.

El gobierno de Estados Unidos proporcionó planificación, coordinación, formación sobre la tortura, apoyo técnico y suministró ayuda militar a las juntas militares​ durante las administraciones de JohnsonNixonFordCarter y Reagan.

Este apoyo que sirvió para violaciones de los derechos humanos se canalizó con frecuencia a través de la CIA norteamericana.

El Plan Cóndor se produjo en el marco de la estrategia de Estados Unidos en la guerra fría, guiada por la doctrina de la seguridad nacional, promoviendo las dictaduras, con el fin de suprimir sectores políticos de izquierda, e impulsar un nuevo modelo económico centrado en garantizar beneficios crecientes a los sectores más conservadores y con mayores recursos materiales. ​

Esta coordinación implicó, oficial y directamente, el seguimiento, vigilanciadetención, interrogatorios con tortura, traslados entre países, violación y desaparición o asesinato de personas consideradas por dichos regímenes como “subversivas del orden instaurado, o contrarias a su política o ideología”. El Plan Cóndor se constituyó en una organización clandestina internacional, para la estrategia del terrorismo de estado que instrumentó el asesinato y desaparición de decenas de miles de opositores a las mencionadas dictaduras.

Los llamados “archivos del terror” hallados en Paraguay en 1992 dan la cifra de 50.000 personas asesinadas, 30.000 desaparecidas y 400.000 encarceladas.

GOLPE DE ESTADO

Durante la crisis de 2019, el presidente constitucional Evo Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre de ese año acorralado por denuncias de presunto fraude electoral, un motín policial y una “sugerencia” de las fuerzas armadas para que dimitiera al cargo de presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

Dos días después, asumió el mando del país la entonces segunda vicepresidenta del senado, Jeanine Áñez, mediante un cuestionado proceso de transición, declarándose presidenta con el apoyo de militares que le impusieron la banda presidencial.

Posteriormente se conoció a través de algunas investigaciones que Ecuador, durante el gobierno del expresidente Lenin Moreno, Argentina, bajo la administración del expresidente Mauricio Macri, y Brasil, al mando de Jair Bolsonaro, según se conoció estos días, conspiraron y colaboraron al golpe de Estado en Bolivia, orquestada por los Estados Unidos, y ejecutada por la golpista Jeanine Áñez y sus secuaces, lo que derivó en la destitución del gobierno del hermano Evo Morales, en persecución política, masacres, corrupción y mal manejo de la economía nacional.

EVO VÍCTIMA DEL “PLAN CONDOR” 2 EN BOLIVIA

El expresidente Evo Morales volvió a considerar que el golpe de Estado de 2019, fue una reedición del Plan Cóndor, después de que, según el periódico argentino página 12, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reconoció que se reunió con la expresidenta Jeanine Áñez antes del golpe de Estado en Bolivia.

“Un presidente derechista admite haberse reunido con la presidenta de facto que reprimió, persiguió, masacró y robó al pueblo boliviano. En vez de defender la democracia, el servilismo al imperialismo facilitó el intervencionismo. El golpe en Bolivia fue reedición del Plan Cóndor” escribió el expresidente Evo Morales, en su cuenta en twitter.

Fuente: Redes Sociales (Wikipedia).