Presidente destaca resultados de interdicción con 210 t secuestradas y ratifica compromiso de lucha contra el narcotráfico

El presidente del Estado, Luis Arce Catacora, destacó este jueves el trabajo de interdicción de 2021, porque se secuestró más de 210 toneladas de cocaína y marihuana, y ratificó el compromiso nacional de la lucha contra el narcotráfico.

“A tiempo de destacar los resultados expuestos, es un honor para mi persona ratificar nuestro compromiso como Estado, como Gobierno y como pueblo boliviano a la lucha contra el narcotráfico. Lo hacemos por voluntad propia y decisión propia y con nuestro modelo boliviano de lucha contra uno de los negocios más lucrativos y expandidos en el capitalismo, el narcotráfico”, dijo en el acto de presentación de los resultados de la lucha antidrogas de este año.

El jefe de Estado reafirmó, además, que se hará un decidido enfrentamiento al uso de la hoja de coca para la elaboración de drogas.

Sostuvo que el resultado alcanzado en la lucha contra el narcotráfico durante este año demostró que el Gobierno nacional “demuestra con hechos y no con discursos los resultados de su gestión”.

Detalló que los logros, en el marco de la interdicción, fueron efectuados con más de 9.000 operativos, para lograr el secuestro de 20 toneladas de cocaína y más de 190 toneladas de marihuana sin contar todas las afectaciones a la cadena logística de los narcotraficantes.

“Esta cantidad da cuenta de un operativo cada hora, lo que demuestra la capacidad de nuestras fuerzas del orden en la lucha contra el narcotráfico. Como también nos demuestra que el trabajo coordinado y planificado rinde resultados eficientes”, recalcó.

Destacó que los resultados alcanzados fueron certificados por entidades de la comunidad internacional, como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Además, anunció que el Gobierno nacional tendrá resultados aún más altos, con la aplicación de una estrategia con cuatro pilares relacionados con el control del tráfico ilícito de sustancias controladas, el control de la expansión de los cultivos de coca, el diseño y la implementación de la política integral de prevención del consumo de drogas en el ámbito de la salud, educación familiar y comunitaria, así como la regionalización de la lucha contra el narcotráfico y la coordinación internacional antinarcóticos.

“Es con base en estos pilares que hemos puesto metas que, a su vez, tienen indicadores de desempeño y que están bajo los estándares internacionales más altos en esta temática”, sostuvo.

En ese contexto, el mandatario dijo que los juicios de valor contrarios a la realidad de la lucha contra las droga sen Bolivia no se basan en los hechos objetivos, sino en el prejuicio político e ideológico que induce a determinadas potencias a descertificar a un país.

Aseveró que se trata de eufemismos utilizados para señalar el desacuerdo de los descertificadores con la soberanía y la dignidad de los pueblos en el enfrentamiento al narcotráfico.

“Es de conocimiento público que la lucha contra el tráfico ilícito de sustancias controladas ha sido utilizada en diversas partes del mundo como excusa para intervenciones militares, control político e injerencias en asuntos internos en los países, llegando a establecer inclusive bases militares”, sostuvo.

El jefe de Estado dijo, por lo tanto, que la lucha contra el narcotráfico no puede ser una excusa para menoscabar la soberanía de los países y peor para realizar acciones militares con objetivos de control geopolítico y geoestratégico con el interés de usufructuar los recursos naturales de un país para fines de acumulación privada internacional.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: