La planta de urea vuelve a producir después de 22 meses

El Gobierno, a través de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), reactivó las operaciones de la planta de urea y amoniaco, en el municipio de Entre Ríos, en la provincia Carrasco del trópico de Cochabamba, luego de ser paralizada 22 meses a causa de la mala administración del régimen de facto desde noviembre de 2019, cuando se impuso el golpe de Estado.

El 6 de septiembre, el presidente Luis Arce Catacora, en un acto especial celebrado en Bulo Bulo, presentó de manera simbólica la primera bolsa de la urea boliviana, luego de la conclusión de la reparación de las máquinas que le demandó al Estado $us 53 millones.

En el evento, el Jefe de Estado anunció que el Ministerio de Hidrocarburos y Energías iniciará los estudios de factibilidad para la construcción de un segundo complejo petroquímico.

“Hay que ir pensando en una segunda planta de urea que hemos encomendado a nuestro ministro (de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina), que vaya preparando los estudios para determinar su factibilidad”, anunció el Jefe de Estado, quien dijo que la nueva factoría costaría unos $us 900 millones.

Afirmó que la actual planta petroquímica será la base para la construcción de la nueva factoría y de ese modo continuar con la industrialización del país con el objetivo de fortalecer la producción agropecuaria y la seguridad con soberanía alimentaria.

Reactivación

El trabajo de reactivación de la planta comenzó en diciembre de 2020 con el diagnóstico a través de un equipo conformado por técnicos de YPFB y de las empresas Toyo y KBR, que evidenciaron los graves daños ocasionados a las turbinas de aire, el turboexpander de nitrógeno, las dos calderas instaladas para la generación de vapor, entre otros.

Participaron especialistas europeos, de Estados Unidos, Japón, Venezuela, India, China, que coordinaron tareas con sus similares bolivianos.

“Uno no puede entender qué ha hecho el gobierno de facto durante 11 meses donde en vez de reactivar la planta se ha dedicado a destruirla. Ese daño de los equipos hoy se está valorando. El daño por reparación de todos los componentes, de las turbinas, del componente de nitrógeno, calderos, y otros equipos críticos, ha sumado alrededor de 53 millones de dólares”, precisó el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina.

Construcción

La planta de urea y amoniaco fue construida con una inversión histórica de $us 953 millones en el área de los hidrocarburos, financiada mediante un préstamo del Banco Central de Bolivia (BCB), y es considerada el primer ambicioso proyecto de industrialización del gas natural que logró consolidar el Estado Plurinacional de Bolivia en los últimos 14 años antes del golpe de Estado de noviembre de 2019.

El proyecto, construido por la empresa surcoreana Samsung Engineering Co. Ltda., fue inaugurado y puesto en operación comercial en septiembre de 2017 por el entonces presidente Evo Morales. En su equipamiento utilizó moderna tecnología en la petroquímica.

Proyectan $us 350 millones de ingresos el primer año

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) proyectó que en el primer año de operación la planta de urea generará cerca de $us 350 millones, cuyos ingresos contribuirán en el crecimiento y consolidación de la industrialización del país.

De acuerdo con la petrolera estatal, estos ingresos convierten a la exportación de urea en el segundo producto más importante en ventas al mercado exterior después del gas natural en el sector de los hidrocarburos.

Recientemente, el viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Willan Donaire, informó que la planta de urea incrementó su producción a 81% de su capacidad. Estimó que debido a la subida del precio en el mercado internacional se proyectan ingresos mensuales de aproximadamente $us 38 millones.

Explicó que se producen 1.680 toneladas métricas (TM) de urea por día, que son como 50.400 al mes. Cuando se reanudaron las operaciones de la planta, en septiembre, su capacidad estaba en 75% y 76%, pero aumentó gradualmente hasta llegar a 81%.

La urea boliviana es reconocida en el mercado por su alta calidad y eficiencia.

Ahora el PUEBLO

Temas que aparecen en esta nota: