Infantino, presidente de la FIFA

La FIFA tiene claro que el fútbol tiene y debe cambiar de manera urgente. El máximo organismo del fútbol mundial ha reunido en Doha durante estos días a exjugadores y exentrenadores para estudiar la manera de dar más sentido al calendario.

Arsene Wenger ha explicado las decisiones adoptadas, que entrarían en vigor a partir de 2028 (algunas en 2024) y que tendrían como mayor novedad la eliminación de los parones de selecciones para agrupar estos partidos en el mes de octubre.

La revolución llegaría con el cambio de formatos. «El calendario actual está desfasado. En septiembre hay ya un primer parón, en octubre el segundo, en noviembre el tercero y en marzo la cuarta ventana.

En junio la última ventana y en julio ya se inicia la nueva temporada. Todo esto es demasiado. Se trata de reagrupar las fases de clasificación para evitar viajes.

Agosto y septiembre serían para fútbol de clubes y octubre para las fases de clasificación. Desde noviembre hasta el final de temporada de nuevo para el fútbol de clubes», comentó Wenger. Lógicamente los veranos quedarían para las fases finales como Mundial, Eurocopa, Copa América, etc.

Mundial cada dos años

Wenger explicó cuándo se podrá mostrar el cómo se puede jugar cada dos años un Mundial: «146 federaciones han pedido cambiar a dos años la Copa del Mundo y en diciembre lo veremos. La respuesta de todos los actores ha sido muy positiva, incluso de futbolistas en activo.

El 19 de diciembre se sabrá, si lo aprueban las federaciones. Hay muchas federaciones que no han disputado todavía un Mundial. Los parones de las selecciones son lo peor para los equipos y lo digo porque he sido entrenador de club durante mucho tiempo».

Fuente: MARCA.COM