Añez no hace nada en el penal es una “reina” solo toma el sol con su hija

Revelan las verdaderas razones por las que Jeanine Añez mantuvo la atención de todo el exterior al penal de Miraflores. Añez es una de las 54 reclusas en esta cárcel. Sin embargo, es la única que no trabaja en el interior del penal.

Las quejas, en primera instancia fue por la elaboración de comida, exigieron que Jeanine también cocine como una parte de las presas, ya que la olla común es para todas.

La molestia de las presas fue mayor, cuando se enteraron que Jeanine Añez se negó a realizar tal tarea porque ella no come de la olla común. «Ella tiene el privilegio de que su familia le lleve diariamente, desde el desayuno hasta cena y eso desde que llegó al penal.

Están riendo ahí arriba con su hija todos los días, mientras nosotras estamos haciendo nuestras labores de limpieza. Yo no la veo a mi hija hace semanas y semanas, mientras ella… ¿le parece?», dijo una de las presas que prefirió no revelar su identidad.

En una reunión reciente, las habitantes del penal de miraflores pidieron que Añez, que no ayuda con la comida, ni con la limpieza, esté en el grupo de servicio de lavandería, siendo que además Añez es la segunda después de todo el sector de lavado, que más agua consume. El penal de miraflores tiene un servicio de lavado de ropa externo, esto sirve para generar ingresos y mejorar las condiciones de las presidiarias, pero ella se abstuvo de realizar estas tareas.

La sorpresa de las presas, según cuenta Lucía, una de las encargadas del lavado, fue que solo al día siguiente de quedar en que Añez estaría en lavandería, fue que amaneció con «intento de suicidio» con un clip, según relató a los medios su abogado.»El año pasado, una de nosotras tenía que cambiar de área, de lavandería a limpieza, lamentablemente se ha cortado la mano, y su traslado se suspendió.

Además de eso, ha estado en enfermería por un buen tiempo, ya no estaba ni en lavandería. Eso le han contado seguro, porque nosotras siempre hablamos de eso, a medida de broma cuando alguien no quiere hacer sus labores que le toca acá en el penal». Bety, otra de las privadas de libertad, acotó mencionando que no pensó que alguien podía llegar hasta esa instancia para no hacer las tareas que le toca, dijo.

(Fuente: Periódico Cambio)