“Áñez tenía lista una avioneta para fugar, Núñez se le adelantó”

Antes de su aprehensión, el 12 de marzo, Jeanine Áñez tenía lista una avioneta para fugar al día siguiente a Brasil. Sin embargo, un operativo policial anticipado frustró sus intenciones y la encontró con las maletas listas en una vivienda fuera de Trinidad.

Eran “actos preparatorios típicos de una fuga” y “condiciones típicas de una evasión”, explicó a La Razón una fuente oficial que, además, develó que horas antes Yerko Núñez, quien fuera ministro de la Presidencia hasta el final del mandato transitorio, avisó a la exmandataria sobre la medida judicial.

Eso no es todo. A la par, según la fuente, el entonces fiscal departamental de La Paz, Marco Cossío, quien investigaba el caso, comunicó a Núñez sobre la orden de detención. Éste, con la información de primera mano, pudo actuar mejor que Áñez y tomó otro avión con destino a Brasil.

Tras la aprehensión de la expresidenta por el caso Golpe de Estado, junto a sus exministros Álvaro Coímbra y Rodrigo Guzmán, el 17 de marzo, Nuñez se declaró en la clandestinidad y reapareció el reciente domingo, cuando desde Twitter protestó por la situación de su aliada. “Basta! de vulnerar los derechos de la expresidenta Añez; el fallido proceso del supuesto ‘golpe de Estado’ se cayó a pedazos” (sic) escribió.

El 19 de marzo se hizo pública la renuncia irrevocable del fiscal Cossío, quien argumentó que su salida se debía a temas personales y de salud, sin dar más explicaciones.

La mañana de ayer, al comentar sobre la situación de la recluida en la cárcel de Miraflores de La Paz, el ministro de Gobierno Eduardo del Castillo, recordó el plan de fuga de Áñez, por lo que, dijo, se justificaba su detención. “Cuando tenía una orden de aprehensión, tenía boletos comprados por vía aérea y terrestre, y se encontraba escondida dentro de una cama, por tanto, existían los riesgos procesales que determinaban que esta señora podía fugarse del país”.

Según la fuente de La Razón, las maletas listas, la estancia de Áñez fuera de su casa y la contratación de una avioneta fueron elementos suficientes para aplicar la aprehensión. Incluso, contó que los hijos de la exmandataria fueron encontrados en otra hacienda fuera de la ciudad de Trinidad.

Áñez había sido hallada oculta debajo de la “entrecama” de un somier cuando fue aprehendida por los policías la noche del 12 de marzo. Horas después, fue trasladada a la ciudad de La Paz.

La exmandataria es investigada por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración, cargos que posteriormente se ampliaron a incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes.

Actualmente, la exsenadora se encuentra con problemas de salud. También está a la espera de lo que se defina en la Asamblea Legislativa, luego de que la Fiscalía presentara proposiciones acusatorias para que se apruebe un juicio de responsabilidades.

Vía: La Razón