uso excesivo de la fuerza dejó muertos y heridos en la masacre de Huayllani

En la masacre de Huayllani hubo un uso abusivo y desproporcionado de la fuerza y condujo a la pérdida de vidas humanas y lesiones graves causados a heridos por uso de armas de fuego, balines y gases lacrimógenos, de acuerdo con el informe de la GIEI.

Se violó el derecho a la vida a la protesta, a disentir. Se impidió que la marcha entre a la ciudad y se usó armas de fuego, balines y gases lacrimógenos, de manera innecesaria.

Cuando se produjo la gasificación y se usaron armas letales, no había un acto de violencia de parte de los manifestantes, es decir que se usó la fuerza solo para dispersar a los manifestantes e impedir que la marcha se realice.

El uso de la fuerza debe ser empleado solo para evitar enfrentamientos, destrozos a los bienes públicos y privados, hechos que no se registraban en Huayllani- Sacaba ya que la marcha era pacífica.

En las investigaciones realizadas por la GIEI, se pudo establecer, que del lado de los manifestantes se tuvieron 13 fallecidos de bala y 300 heridos, mientras que la Policía y las FFFAA, no presentan ningún herido o fallecido. Esto demuestra, que los manifestantes no estaban armados, mientras que las fuerzas del orden, armados con munición de guerra hicieron uso desproporcionado de la fuerza. por lo que el hecho puede calificarse como una masacre, dice el informe.

.