Papelbol inicia exportación de pepel en rollo al Perú

La planta de papel de Villa Tunari inaugura la apertura del mercado internacional para la exportación de papel al mercado peruano al que comenzará a exportará desde esta semana 75 toneladas métricas por un monto de 445.000 bolivianos.

En los siete primeros meses de este año, Papelbol logró en ventas 13 millones de bolivianos y se proyecta llegar hasta fin de año a al menos 40 millones de bolivianos.

El Viceministro de producción industrias a mediana y gran escala, Jhosua Siles, señaló que el inicio de exportación de papel es una muestra de que la empresa Papelbol se ha reactivado, es una empresa productiva que comenzará a generar empleos y recursos económicos para el país.

La autoridad pidió ampliar las exportaciones de papel al mercado internacional, cubriendo además la demanda nacional.

En la oportunidad se hizo el corte de cinta del camión ya cargado con rollos de papel que saldrá rumbo al Perú, se realizó una k´oa con la ch´alla respectiva del primer envío internacional de la producción de papelbol y se ofreció a los presentes un recorrido por las instalaciones de la empresa para mostrar el potencial productivo del mismo, su funcionamiento y reactivación.

Los actos contaron con la presencia de las autoridades nacionales, del municipio de Villa Tunari, dirigentes de la coordinadora de las seis federaciones del trópico de Cochabamba, directores, técnicos y personal de la empresa de papel.

El Gerente General de la Empresa de Papeles de Bolivia (Pepelbol), Ronald Grandón, expresó su satisfacción por la apertura del mercado peruano para la producción de la empresa.

“Estamos orgullosos de la reactivación de la empresa, como bolivianos somos capaces de producir productos de buena calidad, de manera competitiva, pido a la población apoye a las empresas bolivianos consumiendo lo nuestro lo hecho en Bolivia” dijo.

Fátima Luz Pacheco Domínguez, gerente general de los Servicios de Desarrollo de las Empresas Públicas, productivas, manifestó que la empresa Papelbol fue cerrada en la gestión del gobierno de facto de Jeannine Áñez y con la recuperación de la democracia se inició la reapertura y reactivación de la empresa, gracias al empeño que pusieron el gerente administrativo y todos los trabajadores de la empresa.