Senadores: Almagro, al reconocer las masacres de Senkata y Sacaba, también reconoció su participación en el golpe de Estado

Para el presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, que Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), haya reconocido que el 2019 se produjeron masacres de bolivianos en Senkata y Sacaba no es suficiente, y que ahora correspondería que reconozca las irregularidades del informe que presentaron sobre las elecciones de octubre.

“Ahora, resulta que para él (Almagro) es masacre y pide un minuto de silencio, yo creo que la mejor forma de rendir homenaje a los fallecidos es que esclarezca definitivamente su versión de irregularidad en la auditoría que ha anunciado, supuestamente”, mencionó.

Recordó que Almagro avaló la sucesión inconstitucional de Jeanine Áñez, en cuya gestión se perpetraron las masacres y la persecución de bolivianas y bolivianos. 

“Eso es lo que nosotros estamos viendo de cerca, ahora dice que es masacre, cuando él justificó los conflictos que se han gravitado al llegar al extremo de hacer la renuncia (de Evo Morales), que la señora (Jeanine) Áñez asuma y bueno, sucedió lo que sucedió, las masacres, gracias a la OEA, principalmente, la decisión política seguramente del señor Almagro”, sostuvo.

En el mismo sentido, el senador Leonardo Loza afirmó que lo que Almagro hizo al reconocer las masacres, fue aceptar que hubo un golpe de Estado en noviembre de 2019 en Bolivia.

“Yo creo que Almagro ha tenido un poquito de conciencia, por eso el día de ayer reconoció que hubo masacre, significa en el fondo reconocer que hubo golpe de Estado en Bolivia y es un elemento clave para que la justicia, nacional e internacional, tome en cuenta este tipo de declaraciones que, recalco, acepta el golpe de Estado, acepta la masacre que ha ocurrido en el país”, ratificó.

“Tarde o temprano la verdad siempre sale a la luz”, dijo Loza, y pidió a las instancias nacionales e internacionales, tomar en cuenta el reconocimiento de Almagro de que en Bolivia se perpetraron masacres, en las que murieron más de 35 personas. 

“Seguramente nuestro delegado en la OEA, para empezar, tiene que trabajar, nuestras instancias aquí en Bolivia deben tomar en cuenta esta declaración y, por supuesto, la comunidad internacional debe tomar en cuenta estas declaraciones que, recalco, son una confesión o aceptar el golpe de Estado que han orquestado ellos mismos en Bolivia”, complementó el legislador.

ABI

Temas que aparecen en esta nota: