La aventura de la Selección española en la Eurocopa ya es historia. Los de Luis Enrique se despidieron en semifinales después de caer en la tanda de penaltis que terminó resolviendo Jorginho en el cuarto penalti transalpino.

Después de una primera parte llena de alternativas, los de Mancini se adelantaron a los 60 minutos de juego gracias a un gran disparo cruzado de Federico Chiesa. Cuando todo parecía decidido, Álvaro Morata igualó el choque gracias a una gran definición en un mano a mano con Donnarumma.

Con el empate a uno tras los primeros 90 minutos, el choque llegaba a una prórroga que fue dominada por España, pero que una vez más no supo transformar en ocasiones salvo una falta puesta por Dani Olmo.

Tras llegar al final de los 120 minutos, España tuvo que decidir por segunda vez en el torneo su futuro en la tanda penaltis. Pese a que las cosas empezaron bien con el fallo de Locatelli, los fallos de Dani Olmo y Álvaro Morata decantaron la balanza en favor de una Italia que regresa a una final de una Eurocopa 9 años después.

Fuente: marca.com