Presidente Arce pide a la Policía que nunca más se aleje del pueblo

Durante su intervención en el acto de conmemoración del 195 aniversario de la Policía Boliviana, el presidente Luis Arce manifestó que después del golpe de Estado de 2019 el Gobierno facto utilizó a esta institución para perseguir, criminalizar y atentar contra la vida del pueblo.   

“Estamos en un momento de reconstrucción de nuestra patria después del golpe de Estado de noviembre de 2019 y de un Gobierno de facto que utilizó a nuestra Policía para perseguir, criminalizar y atentar contra la vida del pueblo”, manifestó.

Mencionó que el régimen de Jeanine Añez no solo destruyó los cimientos políticos, económicos y sociales, sino también la confianza del pueblo en la institución verde olvido, a tiempo de citar una encuesta que ubica a la Policía con un 60% de negatividad.

“¿Qué ocasionó la participación algunos efectivos policiales en el golpe de Estado en cuanto a la imagen institucional? En una encuesta realizada por Celac, entre el 20 de abril y el 11 de mayo de este año, en los nueve departamentos del país, la Policía Boliviana tiene cerca del 60% de negatividad en la opinión pública. Por culpa de un grupo de malos policías, todas y todos los efectivos sintieron en las calles el rechazo del pueblo de cual proviene la mayoría de la familia policial”, subrayó el mandatario.

En este sentido, instó a una reflexión al interior de la Policía Boliviana para encarar transformaciones estructurales, orientadas a reestablecer la confianza de todas y todos los bolivianos de una institución que está llamada a brindar seguridad.

“Ese es el daño que causó el motín policial, la ruptura del orden constitucional y la instrumentalización política de la Policía como parte de un Gobierno de facto que los enfrentó con el pueblo y buscaba que nieguen y sientan vergüenza de sus propias raíces”, subrayó.

Recordó a la Policía que, como establece la Constitución Política del Estado, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad, la conservación del orden público y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano que debe ejercerla de manera integral, indivisible y bajo un mando único, dependiente de la Presidente o Presidente del Estado por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno.

“De igual manera en el Artículo 251, numeral 2, se establece de manera clara que como institución la Policía Boliviana no delibera, ni participa en acción política partidaria; por lo tanto, los principios rectores de esta institución, como lo hemos venido señalando, deben ser el amor a nuestra patria, el servicio al pueblo boliviano, la honestidad, la disciplina, el respeto a la institución y a la democracia, así como la fidelidad al Gobierno constitucional, democrática y legalmente constituido”, ratificó.

La Policía Nacional de Bolivia fue creada el 24 de junio de 1826 mediante una ley reglamentaria dictada por Antonio José de Sucre.

linkedin