Exministro López planificaba segundo golpe para evitar posesión de Arce

El exministro de Gobierno Fernando López, planificaba un segundo golpe de Estado con el fin de evitar que Luis Arce Catacora asuma el cargo de presidente el 2020 según unos audios que fueron filtrados y donde se oye como se planificaba este nuevo atentado contra la democracia boliviana.

En los audios se oye como Fernando López planifica un segundo golpe con apoyo de las Fuerzas Armadas (FFAA), la Policía y grupos mercenarios, pero que finalmente fue frustrado.

Según el plan se pretendía hacer creer que el gobierno del MAS-IPSP había decidido reemplazar a las FFAA y la Policía con milicias cubano-venezolanos. “Eso permitirá que Bolivia se levante y no permita el gobierno de Arce”, se oye en el audio.

El mensaje de milicias cubano-venezolanos, generaría descontento social y temor en la población como ocurrió el 2019 donde se usó a los medios de comunicación mata meter miedo a la población urbana señalando que los “cocaleros”, calificados de “salvajes” habían llegado a Cochabamba y pretendían marchar hacia la ciudad para tomarla.

Los audios reflejan también que el alto mando militar y policial ya había sido habladas para apoyar el golpe de Estado.

El macabro plan pretendía trasladar unos 10 mil efectivos asignados a las Tropas del “Comando Sur” acantonadas en Miami, trasladarlos a Bolivia con contratos falsos para ser introducirlos en unidades militares y policiales con el fin de hacer creer a la población que fueron traídos por el Gobierno para reemplazar a las fuerzas del orden bolivianos lo que generaría la reacción de la población con protestas lo que sería aprovechado para convulsionar nuevamente el país mediante la manipulación comunicacional.

El exministro de Defensa, Fernando López, es buscado por el Gobierno que activó dos vías para lograr su extradición desde Brasil, en busca de procesarlo por la compra con presunto sobreprecio de gases lacrimógenos, vínculos con el narcotráfico, el caso denominado golpe, entre otros, informó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.