Se usó la pandemia para reprimir acallar al pueblo y encubrir hechos de corrupción

La pandemia cayó al régimen e Áñez como anillo al dedo para cometer hechos ilegales, de corrupción, y para perseguir, detener y acallar a dirigentes cocaleros, o de la zona del grupo denominado “autoconvocados” que salieron a las calles para oponerse al régimen golpista, indicó el exdefensor del pueblo Nelson Cox en el programa dominical Voces Libres que se difunde por la radio Causachun Coca.

En medio de una crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus, se compran gases lacrimógenos en vez de priorizar la salud y la vida de los bolivianos.

Se declara cuarentena rígida para evitar que la población se movilice y se perseguía a cualquier persona que se oponían al régimen de facto con el argumento de atento contra la salud a las personas , dijo Cox.

“So pretexto de pandemia no se permitió a los cocaleros distribuir alimentos que solidariamente se hacía, se detenía a las personas por atentar contra la salud, pero irónicamente, se los metía en celdas sin medidas de bioseguridad en condiciones de hacinamiento.

Se persigue, detiene y procesa a líderes de las movilizaciones en la zona sur de Cochabamba con argumentos inventados, con órdenes de aprehensión falsos, y sin orden fiscal ni judicial.

“La pandemia cayó como anillo al dedo al régimen de Áñez, para detener a muchas personas por terrorismo y atentado contra la salud para cometer hechos ilegales y corrupción” afirmó el exdefensor el pueblo.

Se usó a la fiscalía y la justicia como apéndice del Ministerio de Gobierno ya que las autoridades respondían a las órdenes del ex Ministro de Gobierno Arturo Murillo, finalizó el entrevistado.