Identifican causas por los que la gente no quiera vacunarse

La desinformación, movimientos religiosos y la negación de la enfermedad son algunas de las causas por las que parte de la población no acude a los puntos de vacunación para recibir la dosis contra la Covid-19, según identificaron médicos, autoridades y religiosos, informó Los Tiempos.

El jueves, Bolivia superó el millón de vacunados con la primera dosis; sin embargo, pocas personas han acudido a los puntos masivos de inmunización durante la última semana, pese a la disponibilidad de vacunas y ampliarse el grupo etario a mayores de 45 años, en el caso de Cochabamba. De 3 mil dosis que se llegó a aplicar en un día, se bajó a un promedio de mil. 

El responsable de vigilancia epidemiológica del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba, Rubén Castillo, considera que la poca afluencia se debe a la “desinformación, en el sentido en que muchas veces están escogiendo la vacuna”. 

El jefe de epidemiología del Sedes, Yercin Mamani, señaló que “no se puede hablar de una vacuna mejor o peor” porque ninguna llega al 100 por ciento de inmunidad, pero “70, 80, 90 por ciento siempre va a ser mejor que cero por ciento de protección”.

El portal de verificación Chequea Bolivia identificó cuatro mitos que circulan en las redes sociales: ¿Las vacunas tienen microchip? ¿Cambian el ADN? ¿Pueden hacer que contraiga la enfermedad? ¿Causan infertilidad?

“Se tiene mucha información errónea y mensajes que no han sido reforzados por las autoridades. Incluso hay personas públicas que todavía aseveran que siguen desconfiando de que existe la Covid”, dijo el presidente de la Sociedad de Medicina Crítica de Cochabamba, Vladimir Mamani.

Otra causa identificada es la relacionada con temas religiosos y la negación de la enfermedad. En enero de este año, un grupo de personas pertenecientes a un movimiento religioso quemó barbijos en Quillacollo, como acto de “rebeldía y valentía” . El mismo movimiento hoy desinforma, con afiches en las calles, sobre las vacunas a las que consideran un “veneno” y piden no vacunarse.

El presidente de las Iglesias Evangélicas Unidas de Cochabamba, José Luis Rivera, sostuvo que repudian “cualquier actitud de cualquier movimiento religioso que esté instigando a la gente a no usar barbijo o desconocer esta enfermedad”.