Kawsachun Coca, la radio del pueblo, la voz de las Seis Federaciones del Trópico, tu radio

Las luchas sociales se gestan y se sostienen también desde los medios de comunicación, las radios comunitarias son la voz del pueblo, son el faro que ilumina a la población en tiempos difíciles. El Gobierno de Facto de Jeanine Áñez quiso acallar la radio Kausachun Coca, intervenirlo, destruirlo y hasta regalarlo, porque denunciaba los atropellos cometidos por ese régimen. La lucha inclaudicable de la emisora, su firmeza, lealtad y consecuencia durante la crisis política del 2019 al 2020, ha demostrado el valor que tiene; y es hoy por hoy, mundialmente conocida y reconocida, dijo Evo Morales en entrevista justamente en la radio Kausachun Coca, en el programa dominical “Evo Pueblo, líder de los humildes”.

El líder de la revolución nacional, rememoró que en la época de los años 80 Estados Unidos crea una radio en la región del trópico llamado “La Voz del Trópico”, en esa emisora, era prohibido hablar de las federaciones, de la coca, no se podía hacer tocar música social o de la coca.

La radio pretendía fortalecer las asociaciones con la intensión de sustituir a las federaciones del trópico, ante esta situación, los cocaleros deciden crear una radio, para que sea la voz de los cocaleros. Se decidió aportar un dólar por afiliado, unos cinco bolivianos en esa época.

Según el enrevistado, se generó todo un debate para definir ¿dónde debía instalarse la radio? por el temor que había a que sea intervenida por el ejército norteamericano, que controlaba el Chapare y el trópico de Cochabamba militarmente, había sugerencias de crearlo en Chipiriri, Villa Tunari, Eterazama, Villa 14. Finalmente se eligió Chipiriri con el compromiso de la central de garantice la seguridad y protección de la nueva emisora, y así nace “Radio Soberanía”.

En el gobierno de Jorge «Tuto» Quiroga (2001-2002), la radio fue intervenida por los militares que la desmantelaron y se llevaron los equipos.

Se convocó a una ampliado de las cinco federaciones en “el Gallinero” (nombre con el que era conocida la sede de los cocaleros) y ahí se analizó ¿qué hacer? ante la intervención policial que acalló la voz de las seis federaciones. En esa reunión se decidió realizar un nuevo aporte económico para crear una nueva radio, se determinó como nueva sede a Lauca Ñ, en el municipio de Shinahora y se llamaría “Radio Kawsachun Coca”.

“Los medios de comunicación se convierten en herramientas estratégicas no solo del oficialismo para digitar la información y controlar a las masas; las organizaciones sociales también vieron en la radio una herramienta para hacer convocatorias mucho más rápido, comunicar a la población sobre determinaciones de las seis federaciones y difundir la lucha por la liberación y la soberanía de los pueblos.

En una década y media de existencia (2006 -2021), la Radio Kausachun Coca ha acompañado las luchas de los cocaleros, se ha convertido en el bastión del trópico de Cochabamba, y es conocido mundialmente por su incansable lucha contra el golpe de Estado del 2019, siendo la única radio que denunciaba las violaciones a la Constitución Política con un golpe de Estado, y tras ese acto ilegal la vulneración a los derechos humanos y ciudadanos, la masacre a los cocaleros, los hechos de corrupción en tiempo de pandemia, la persecución política y otros.

El Gobierno golpista quiso intervenir la radio Kawsachun Coca, pero fue defendida por las Seis Federaciones del Trópico con vigilancia permanente y bloqueos instalados en todo el perímetro de la emisora» dijo

El gobierno de facto, solo pudieron intervenir y quemar en Cochabamba la repetidora de la emisora y la sede de los cocaleros, ubicada en la calle Bolívar casi esquina Oquendo agregó.

En ese golpe de Estado, no solo había intereses de la derecha boliviana de hacerse del poder político del país, sino que había intereses internacionales norteamericanos de desplazar a Evo Morales y al MAS-IPSP del Gobierno, defensor acérrimo de los recursos naturales, para poder acceder a las riquezas del litio, precisó el exmanatario.

«Todos tenemos el deber de cuidar la radio, la kawsachun Coca, que es la voz del trópico y de las seis federaciones», afirmó Morales.