El titular del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, anunció este miércoles su renuncia a la presidencia del Órgano

Salvador Romero

“Parto como llegué, hombre libre de ataduras, independiente de fuerzas políticas o intereses de grupo”, expresó el todavía titular del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, al anunciar este miércoles que mañana oficializará su renuncia a la presidencia y a la vocalía del ente electoral.

“Al presentar mañana la renuncia a la Presidencia y a la vocalía, cierro una etapa personal y concluyo una fase institucional con un Tribunal presto para encarar nuevos desafíos”, afirmó en conferencia de prensa.

Previamente, Romero hizo un recuento de las actividades que desarrolló como cabeza del Órgano Electoral, destacando las condiciones adversas y la exacerbada polarización política, social y regional por la que atravesaba el país en noviembre de 2019, cuando asumió el cargo, por designación directa de la expresidenta de facto Jeanine Áñez.

“Asumí la responsabilidad consciente de ese entorno, guiado por una profunda convicción: para continuar siendo el régimen donde todos cabemos, la paz sea nuestro modo de relacionamiento y las disputas se resuelvan por canales institucionales, la democracia necesitaba un ciclo electoral libre, justo, competitivo, participativo, íntegro”, manifestó.

En la gestión de Romero, el Tribunal Supremo Electoral y los Tribunales Electorales Departamentales condujeron dos procesos eleccionarios: los nacionales, en octubre de 2020, y los subnacionales, desarrollados el 7 de marzo, con una segunda vuelta el 11 de abril.

“La razón por la cual acepté la encomienda de integrar y presidir el Tribunal Supremo Electoral en la época más desafiante desde el retorno a la democracia se ha cumplido, como se cumplió la esencia de las promesas que formulé al asumir un cargo que me interesó por el servicio durable a la reconciliación y la democracia en Bolivia”, expresó.

Asimismo, resaltó que Bolivia fue el primer país del mundo que desarrolló con éxito dos comicios electorales de alcance nacional en plena pandemia.

Tras oficializarse la renuncia de Romero, la vicepresidenta María Angélica Ruiz Vaca Diez tendría que sucederle en el cargo.

Salvador Romero obtuvo la licenciatura, la maestría y el doctorado en sociología política en el Instituto de Estudios Políticos de París. Entre los principales cargos que ejerció, fue vocal, vicepresidente y presidente de la Corte Nacional Electoral (2004-2008), así como vocal y vicepresidente de la Corte Departamental Electoral de La Paz – sala provincias (1995-1998). Fue el primer director del Instituto Nacional Demócrata en Honduras (2011-2014). Ejerció como director del Centro de Asesoría y Promoción Electoral del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (CAPEL/IIDH) entre 2014 y 2015. Integró la Misión Electoral Especial, creada por el Acuerdo de paz en Colombia (2017), según información del Órgano Electoral.

Temas que aparecen en esta nota: