CUMBRE IBEROAMERICANA

Luis Arce demanda acceso a vacunas sin discriminación

El presidente Luis Arce, durante su intervención en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, planteó que las transnacionales liberen las patentes de las vacunas contra el coronavirus, impulsar la vacunación mundial contra el COVID-19, producir vacunas en los países latinoamericanos para acabar con el monopolio, mejorar su distribución y acceso con solidaridad para beneficiar a los países que más lo necesitan.

En la oportunidad, Arce observó la desigualdad en la distribución de dosis y mencionó que países ricos han comprado más de la mitad del suministro de vacunas en el mundo.

Lamentó que la salud sea objeto de negocios, sea visto como oportunidad para lucrar y no para sanar. Pidió que la ciencia médica esté al servicio del ser humano.

Demandó también declarar la vacuna contra el COVID-19 como un derecho humano para que se distribuya de manera gratuita a la población mundial sin discriminación.

Explicó que el acceso a las vacunas se ve frenado por los derechos de propiedad intelectual que protegen «la hegemónica industria farmacéutica a costa del perjuicio de miles de millones de seres humanos».

«Las poderosas transnacionales farmacéuticas, que tienen patentes sobre los diagnósticos, medicamentos y vacunas, deben liberarlas y hacerlas de dominio público o emitir autorizaciones voluntarias sin costo para lograr un acceso real de parte de todas las naciones sin excepción», afirmó.

El primer mandatario llamó a los países desarrollados que tienen más vacunas de las que su población necesita, a que las compartan con aquellos que más las necesitan.

Temas que aparecen en esta nota: