Detención y proceso contra Molina es calificado como «pertinente»

Facundo Zurita Secretario General de la Federación Carrasco, pidió justicia y proceso contra Yassir Molina, por discriminación, instigación a la violencia y organización criminal en los que habría incurrido el líder la Resistencia Juventud Cochala (RJC), más conocidos como “motoqueros”.

Calificó como “pertinente” el actuar de la justicia que dio detención preventiva a Yassir Molina, en uno de los dos procesos que se le sigue.

El dirigente de la Federación Carrasco acotó que los procesos deben continuar contra la expresidenta de facto Jeaninne Áñez, que tiene detención preventiva y se halla recluida en el penal de Miraflores de la ciudad de La Paz, contra los ex ministros de gobierno, exmilitares y policías, que participaron del golpe de Estado el 2019. «Pidió que la justicia caiga con todo el peso de la Ley contra otros golpistas”, expresó. 

AUDIENCIA

Por su parte, la exdiputada Juana Quispe, lamentó que se haya suspendido la audiencia cautelar virtual de Yassir Molina y fuera postergada hasta el 29 de abril.

Según la exautoridad, los abogados del motoquero Yassir Molina, pidieron que la audiencia se suspenda, alegando que Molina esta incomunicado en el penal de Sucre donde se halla aislado por la pandemia del coronavirus, en cumplimiento de una cuarentena preventiva que se aplica a los nuevos internos, antes de ser integrado a la población penitenciaria.

Molina fue acusado por Juana Quispe por haber atacado y retenido a mujeres en noviembre del 2019.

EL PROCESO

EL Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca decidió revocar la libertad irrestricta del líder de la Resistencia Juvenil Cochala, Yassir Molina y lo envió preso preventivamente al penal de San Roque de Sucre donde permanecerá por seis meses, mientras se realizan las investigaciones.

El líder de la resistencia está acusado por los delitos de organización criminal y deterioro del patrimonio histórico, que presuntamente cometió en octubre de 2020, cuando pidió la renuncia del fiscal Juan Lanchipa.

FAVORECIDO

El 15 de marzo, la jueza Ximena Mendizábal dispuso la libertad irrestricta de Yassir Molina, cabecilla de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), excluyendo siete pruebas que fueron presentadas en la imputación.

Según Mendizábal, no ordenó la detención preventiva de Molina porque la Fiscalía no había fundamentado de manera adecuada los delitos por los que se lo acusaba.

El martes 30 de marzo, el vocal Hugo Michel analizó las pruebas que fueron excluidas por Mendizábal y estableció dos requisitos para la reclusión de Molina: la probabilidad de autoría y riesgos procesales, por lo que dispuso su detención preventiva por seis meses en el penal de San Roque.

En la audiencia de apelación, la defensa de Yassir Molina pretendió desvirtuar los más de 50 elementos que se presentaron como declaraciones de testigos, videos e informes de la Policía.

LA JUEZA Ximena Mendizábal se halla suspendida del cargo sin goce de haberes y es investigada por prevaricato.