Reinauguran empresa SIRAY

El Centro de Confección Industrial de la Central Ivirgarzama “SIRAY” que en quechua significa costurar, fue reinaugurado en su funcionamiento después de haber sido paralizada más de un año por el golpe de estado del régimen de Jeanine Áñez y porque debido a la pandemia del coronarus Covid.19 junto con las cuarentenas todas las actividades fueron obligadas a cerrar entre ellas la del centro.

El centro de confecciones SIRAY, cuenta con costureras, diseñadores gráficos, personal de control de calidad, área de empacado y ventas.

El centro produce poleras, chamarras, deportivos, medias, sorts, chalecos y otros, en diferentes modelos, telas, en diferentes medidas, sea para niños niñas, jóvenes, señoritas o adultos.

Las prendas puedes llevar el logo de su empresa, institución, sindicato, equipo deportivo u otro, con serigrafiado, bordado o sublimado, dijo el secretario de relaciones de la Central Ivirgarzama Elvis Tarqui.

Señaló que el centro se ha convertido en una microempresa que permite generar ingresos económicos para las mujeres y hombres que trabajan en el taller, pero además para la Central de Ivirgarzama.

El centro pretende producir blusas, enaguas y polleras, para cholitas ya que esta indumentaria, es muy usada y requerida en la región del trópico cochabambino.

El centro de confección de Ivirgarzama, en su relanzamiento presentó un desfile de pasarela para mostrar las prendas de vestir que se confeccionan en esta empresa.

Roly Jaldín, secretario ejecutivo de la Federación Carrasco Tropical, destacó el trabajo de calidad de las prendas de vestir, manifestó que el centro permite generar mano de obra calificada y empleo para bastante gente.

El secretario general de la central de Ivirgarzama, Edwin Ocaña, a su turno, felicitó a las mujeres y hombres que llevan adelanta el centro de costura industrial.

La central de Ivirgarzama busca apoyo en marketing para ampliar los mercados a nivel nacional e internacional, para la producción del centro de confecciones SIRAY.

“Hace muchos años atrás, gracias a la iniciativa de los dirigentes antiguos, consiguieron máquinas a pedal, primero para crear un instituto de costura que beneficie a las mujeres de Ivirgarzma, luego se vio la necesidad de crear una empresa de confección industria, para generar empleo e ingresos para las alumnas egresadas del instituto.

Así con el apoyo del gobierno y del programa del Fondo Indígena, se consiguieron equipos industriales como máquinas de costura recta, overlock solfiladora, bordadora de 17 cabezas y otros, que en conjunto son 60 máquinas industriales con capacidad de producir prendas de vestir en grandes cantidades o en serie” explicó.

La ejecutiva de la Federación Carrasco Tropical Benita Hidalgo, que fue una de las primeras alumnas del instituto, recordó que el emprendimiento de costura se inició por los años 80, pero fue cerrado después de unos cinco años de funcionamiento. El 2005 se reabrió el taller con el aporte propio de 500 bolivianos de algunas mujeres, pero ya no como instituto sino como una empresa de costura dependiente de la Central de Ivirgarzama.

Desde entonces la empresa ha comenzado a despegar hasta convertirse en una verdadera industria, viendo esa iniciativa exitosa, otras centrales y municipios intentaron copiar el proyecto, pero los emprendimientos se fueron cerrando poco a poco, por la falta de interés de sus afiliados, pero también por la falta de mercados, informó Hidalgo.