Las mujeres de Centrales Unidas piden justicia y se declaran en emergencia

En un ampliado las mujeres de la Federación Única Centrales Unidas, se declararon en estado de emergencia, piden justicia por el golpe de estado del 2019, las masacres de Huyllani y Senkata, y respaldan al gobierno de Luis Arce Catacora.

En un pronunciamiento que fue leído por la ejecutiva de la organización, se comunica que la Federación Única de mujeres Campesinas de la federación Centrales Unidas, se declaran en estado de emergencia, ante las amenazas de un nuevo golpe de estado de la derecha racista y discriminadora.

“Las mujeres no permitiremos derramamiento de sangre luto y dolor de las familias bolivianas, defenderemos a la mujer de pollera del campo y de la ciudad”, señala el comunicado.

Rechazaron y repudiaron las actitudes de la derecha de querer llevar al país nuevamente el enfrentamiento para generar inestabilidad política y social en el país.

Piden que las masacres de Senkata y Huayllani se investiguen y que se dé con los autores materiales e intelectuales de estos hechos luctuosos.

Asimismo, demandan justicia en el caso del golpe de estado del 2019 y que se cárcel a las exautoridades de facto y a sus cómplices.

Exigen cárcel para los cabecillas de la Resistencia Juvenil Cochala por las atrocidades cometidas durante el golpe de estado de octubre y noviembre del 2019 donde actuaron como paramilitares.

Respaldan al gobierno de Luis Arce Catacora, electo como presidente democráticamente del estado plurinacional de Bolivia.