Chóferes de Villa Pagador crean Wifi gratuito para que niños pasen clases virtuales

Chóferes del Sindicato de Transporte de Villa Pagador instaló un punto de wifi en su sede para ayudar a las familias de escasos recursos que no tienen interné en su casa puedan pasar clases virtuales.

El centro que acoge a más de una decena de estudiantes fue instalado a pedido de los padres de familia de la zona que no cuentan con internet, por falta de red y recursos económicos.

El secretario ejecutivo del Sindicato de Transporte de Villa Pagador, Álvaro Cuellar, indicó que el servicio de internet no llega a muchos sectores de la zona y que con la ayuda de Comteco, a través del presidente del Consejo de Administración, Hugo Franco, se pudo instalar un punto en la sede, situada al lado del Mercado Florida, en la que se recibe a niños y jóvenes de todas las edades, que en algunos casos van acompañados de sus padres para ser guiados en las clases.

Las instalaciones cuentan con todas las medidas de bioseguridad, ya que se obsequia barbijos a los estudiantes y las sillas están separadas a más de 1.5 metros una de la otra. El sindicato cuenta con 800 afiliados de siete líneas de transporte y se intenta llegar a la mayoría de las familias de escasos recursos que no tienen el servicio de internet en sus domicilios.

Rubi Marka Jáuregui, estudiante de quinto de secundaria del colegio Elizardo Pérez indicó que su madre debía comprar todos los días megas para que ella y su hermano pasen clases y ahora ahorrarán ese dinero para poder cuidarse de la enfermedad.

“Vengo con mi hermano que está en sexto de primaria y estamos muy felices de poder contar con esta nueva alternativa para estudiar, la conexión a internet es mejor y no se corta”, dijo. 

Grover Estévez, padre de familia que acompaña a sus dos hijos a pasar las clases de primaria llegó hoy a las instalaciones de la sede con una mesa para otorgarles mayor comodidad a sus dos hijos. Aseguró que diariamente gastaba hasta 20 bolivianos en la compra de megas.

“Es un alivio económico contar con un lugar donde pueda haber un internet fijo y que no se corte, muchas personas hemos quedado sin trabajo y es difícil mantener un costo así diario para que nuestros niños estudien. Hemos caminado tres cuadras desde mi casa para venir hasta acá, pero vale la pena hacerlo todos los días, los chicos están muy seguros porque en ningún momento se quitan el barbijo”, agregó.