Organizaciones sociales apoyan Ley de emergencia sanitaria

La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, señaló que con la promulgación de la Ley de Emergencia Sanitaria el Estado boliviano tiene los mecanismos para regular la atención en salud y el expendio de medicamentos, a fin de evitar que se lucre con la vida de la población ante la emergencia sanitaria por el COVID-19.

La autoridad indicó de aquí en adelante la atención de salud será un servicio a la población y no un negocio de médicos, clínicas y hospitales privados.

Willy Huaranca, presidente de juventudes de las 6 Federaciones del trópico de Cochabamba, estacó el trabajo de médicos patrióticos que anteponen la vida y la salud de los pacientes antes que sus intereses económicos. Lamentó que algunos sectores de salud critiquen la ley de emergencia sanitaria y aseguró que el rechazo obedece a que la norma elimina sus privilegios y negociados.

Luis Veizaga Gutiérrez ex dirigente de la Federación Carrasco, respalda y destaca la Ley de emergencia sanitaria que fue promulgada por el gobierno nacional en beneficio del pueblo boliviano.

La Ley favorece a los enfermos y sus familiares que cuando llegaban al hospital debían pagar por adelantado hasta 15 mil dólares por la atención de sus seres queridos y si no lo hacían se les negaba el servicio.

En otros casos las farmacias hacían su negocio poniendo el precio que querían a los medicamentos aprovechando la emergencia sanitaria de la COVID 19 en desmedro del bolsillo de los pobres.

«Lo peos es que algunos médicos no quieren trabajar 8 horas y tampoco permiten que se contrate a otros médicos que si quieren prestar servicio a la población» sostuvo Veizaga.

Jefe de bancada del MAS Gualberto Arispe, manifestó a su turno su repudio de dirigentes del sector salud que amenazan con paros y marcha, so pretexto de derecho a la huelga o al trabajo cuando la Ley no atenta el derecho a la protesta ni al trabajo, dijo.